sevilla | sporting

Desnudo sin la 'mareona'

  • Las limitaciones del equipo de Rubi lo llevan a atacar con pocos toques y conducciones

  • La duda es si presionará arriba, como casi todos, al Sevilla

Rubi se dirige a sus jugadores en un entrenamiento del Sporting esta temporada. Rubi se dirige a sus jugadores en un entrenamiento del Sporting esta temporada.

Rubi se dirige a sus jugadores en un entrenamiento del Sporting esta temporada. / J.L.Cereijido / efe

Con muchos problemas, con dosis de imaginación y agarrándose a la conexión que el equipo tiene con la grada en El Molinón, el Sporting malvive en la difícil pelea de mantener la categoría, un Sporting que además llega a Nervión con varias e importantes bajas, algunos de sus hombres importantes y sin los que le será más difícil sacar adelante su empresa, conseguir algún punto ante un Sevilla que no anda bien.

Con Rubi el equipo asturiano no trata de hacer locuras. Trata de mantener las líneas no muy separadas y llegar arriba con pocos toques. Quizá abusa de las conducciones individuales, pero tampoco puede -o quiere- arriesgarse a mucho más con las carencias de una plantilla hecha a retazos y con uno de los presupuestos más bajos de Primera.

Los rojiblancos, que llegan tras una balsámica y puede que clave victoria sobre un rival directo, el Granada (3-1), bajan notablemente sus prestaciones lejos de su estadio y sin el calor de la mareona. Sólo ha ganado un partido lejos de Gijón y ha perdido nueve.

sin balón

Habrá que ver qué hace en un escenario como el Sánchez-Pizjuán, pero bajo un 4-1-4-1 con Mikel Vesga (cedido por el Athletic) como libre por delante de la defensa y dos interiores más preocupados de apretar que de desplegarse, el equipo de Rubi presiona en tres cuartos de campo para tratar de robar en esa zona y tener que elaborar poco fútbol para llegar arriba. Decimos que habrá que ver cuál es su decisión hoy en este aspecto porque, ya en el Sevilla-Leganés, pudo verse que equipos que no hacen nunca presión arriba, echan mano de este recurso ante las dudas de los de Sampaoli, en los últimos meses, en la salida de balón. Ahí está el punta, pero sobre todo el primero que sale es Víctor Rodríguez, de los dos interiores el que ataca por la derecha y el que tiene más libertad para descolgarse. Superada esa línea, el rival se va a encontrar con la superioridad numérica que tratarán de crear Sergio Álvarez y Vesga, amén de los extremos y laterales de cada banda.

En defensa, va a notar la baja de su mejor hombre, el internacional sub 21 Jorge Meré, así como del lateral cedido por el Barcelona Douglas. Amorebieta también anda tocado, por lo que se intuye que se mantendrá Babin en el centro de la zaga.

con balón

En el tipo de ataque prevalecen las llegadas con pocos toques. Juego directo desde la defensa y búsqueda de desequilibrios al espacio con la velocidad de Víctor Rodríguez, Carmona o Burgui. Sin la presencia además de Duje Cop, un hombre que ha sido un referencia en la mediapunta, las conducciones son habituales, con algún apoyo del punta, últimamente Carlos Castro. El Sevilla sí deberá cuidarse especialmente de las entradas de Burgui, un jugador con calidad, zancada y disparo.

lo mejor

La fe y la intensidad son monedas de curso común en este equipo.

lo peor

No sobra la calidad y llega con bajas importantes. Lo tiene difícil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios