El juicio de los ERE, tan mediático como tedioso y lleno de estrategia

Las tres jornadas iniciales han desinflado gradualmente el interés. El morbo estaba en ver cómo interactuaban los políticos procesados. Las partes no se pasarán ni una, como demuestra que la acusación del PP-A leyese su escrito, algo inaudito.