valencia - sevilla | informe técnico

En varios sitios y en ninguno

  • La multitarea de N'Zonzi dificulta la conexión y el 'Mudo' no se retrasa.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

En todo vestuario, al futbolista es imposible engañarlo. Huele cada pensamiento del entrenador y proyecta su reacción en el campo. En el caso del Sevilla, quizá no sea por iniciativa propia y sí por consigna técnica tal y como entiende el fútbol el equipo de Sampaoli en este momento de la temporada con las piezas que hay, pero sí fue el cuadro nervionense esclavo de ese estar en varios sitios sin estar en ninguno de N'Zonzi, de esa multitarea que tiene asignada desde que no está Nasri. Baja a sacar el balón desde atrás y debe conectar también arriba, demasiado terreno, con demasiados rivales y con demasiados pocos apoyos. Quizá si Franco Vázquez se hubiera sentido cómodo para dar dos pasos hacia atrás otro gallo hubiera cantado, pero la línea de tres medios del Valencia, junto con los extremos y algún empuje de Zaza, se pegaba a la zaga y cerraba cualquier hueco para la creación.

Aun así, el Sevilla generó ocasiones ante un buen equipo.

Defensa

El sistema de contención pasó por momentos de apuro, pero en líneas generales mantuvo el tipo, también gracias al anclaje de Iborra viendo a N'Zonzi pasarlo en una dirección y en otra como si fuera un celador de tramo. Zaza inquietó por el medio y Lenglet fue superado varias veces. El francés, una vez más, evidenció que el ritmo de esta Liga lo supera, aunque estuvo arropado. El buen concepto de presión colectiva frenó mucho al rival.

Ataque

Como la conexión N'Zonzi-Franco Vázquez no encontró las líneas de pase que sí aparecieron ante el Dépor, las acciones de ataque llegaron más por conducciones y por intercambios de roles. Correa, utilizado por Sampaoli de salida como único punta, generó más por fuera, donde evidentemente puede explotar más su fuerte, la velocidad. También la entrada de Jovetic y sus permutas con el ex de la Sampdoria sorprendió a la férrea defensa local. Sarabia, con conducciones... pero faltaron los apoyos en corto o la incorporación de los laterales. Y todo porque N'Zonzi no se asomaba a la media luna. En fase ofensiva, el equipo también se movió entre el 4-2-3-1 y el 4-4-2 con Vázquez y Correa.

Virtudes

Competir, como lo hizo el equipo aislándose de lo que rezuma el entorno, ante un rival que es de los mejores de la Liga por plantilla.

Talón de aquiles

Casi no se movió el banquillo.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios