La carrera para lidera el PSOE hace escala en Jerez

"Rebeldía" para volver a "gobernar el país"

  • Susana Díaz arenga a la militancia para unir el partido y "ganar elecciones". "Somos los únicos que garantizamos la igualdad", afirma.

Comentarios 6

Si alguien que llevara meses completamente desconectado de la realidad y, de buenas a primeras, hubiera decidido acudir al mitin que en la tarde de ayer ofreció Susana Díaz en las bodegas Real Tesoro de Jerez, habría pensado que estaba en plena campaña para las próximas elecciones generales y que la presidenta de la Junta era ya la candidata socialista a La Moncloa. Aunque no faltaron las referencias internas y a la necesidad de unir elpartidopara volver a hacerlo ganador en este proceso de primarias, Díaz basó buena parte de su intervención en esbozar las líneas generales de su programa para gobernar el país con una encendida defensa de la educación y la sanidad pública así como del sistema de dependencia y de la solidaridad e igualdad entre los españoles “sin importar donde se nace o se vive”.

Nada más comenzar su discurso, Díaz presentó la idea que marcó su línea discursiva. “El partido debe ser el que ha sido, el que gana las elecciones; ese es el objetivo”, sentenció. Instantes después, rememoró: “Hace dos años, en Andalucía, volvimos a ganar y bien. Y los interventores y militantes estaban deseando dejar el colegio electoral para ir a las casas del pueblo para celebrarlo porque volvíamos a ganar las elecciones. Y ahora queremos que esa noches se repitan en toda España. Para eso estamos aquí. Somos la alternativa de gobierno en España”.

En clave interna, arengó a los militantes a trabajar por la unidad. “Vamos a amar al PSOE, vamos a quererlo, a respetarlo porque somos una misma familia”, exclamó. Instó a los militantes a “respetar el debate” porque quiere ser “la secretaria general de todos y de todas, de quienes me voten y de quienes no; lo que quiero es unir al partido porque, uniéndolo, ganamos elecciones”. Y a los asistentes, aunque sin hacer referencia a sus dos rivales, Pedro Sánchez y Patxi López, les pidió:“No habléis mal de nadie”.

Ya hablando de futuro, y siguiendo con la idea base de un “PSOE ganador”, insistió: “No voy a pedir perdón por decir que me gusta ganar las elecciones; me gusta ganarlas para blindar derechos, para mejorar la vida de las personas y garantizar la protección social”. Tuvo su momento para exigir al Estado nuevas infraestructuras para Andalucía —hizo referencia expresa a la falta de consignación económica para mejorar la conexión ferroviaria Algeciras-Bobadilla—, y para acusar al PP de “maltratar” a la comunidad con los Presupuestos Generales del Estado y de “maquillar” un agujero en las cuentas de la Seguridad Social que, a su juicio, hace peligrar las pensiones futuras.

Díaz abogó por un PSOE "sin complejos” y “orgulloso” de la gestión de los gobiernos socialistas de Felipe González y de José Luis Rodríguez Zapatero. “Somos los hijos y los nietos que cambiaron la historia de este país y los que estamos dispuestos a cambiarla otra vez, con orgullo, honor y compromiso”, sentenció. Aseguró que su partido tiene “un proyecto para España” frente a PP y a Podemos, formación esta última a la que le reprochó que “comparta pancarta con la derecha”. “Que me digan cuántos hospitales, cuántos centros de salud, cuántos colegios han hecho; que me digan que han hecho por España, por la libertad y los derechos de los ciudadanos”, agregó.

Presentó a su partido como el máximo valedor de la sanidad y la educación pública y de la dependencia e insistió en la importancia de ser la primera mujer no solo que lidere el PSOEsino el país. “Quiero ser la primera mujer que tenga la confianza de mis compañeros, que rompa ese techo de cristal de 140 años”, aseveró.

La aspirante describió a su partido como el adalid de la igualdad entre los territorios. En este sentido, argumentó: “Estoy orgullosa de ser andaluza, de mis acentos y de mis orígenes humildes porque sé lo que cuestan las cosas. Pero de lo que me siento más orgullosa es que los socialistas tenemos un proyecto para España que garantiza la igualdad entre todos los ciudadanos”.

Para acabar, arengó a los asistentes a la “rebeldía”, el leitmotiv de su afiliación al PSOEen la década de los noventa. Para argumentarlo dijo: “Los socialistas siempre hemos sido hombres y mujeres rebeldes; soy la misma rebelde que cuando me acerqué al PSOE con 18 años, porque no me parecía injusto que en mi barrio yo no tuviera libros y sí los tuvieran los de la acera de enfrente. Y entendí que se podrían cambiar las cosas formando parte del PSOE”, un partido caracterizado por “la rebeldía de Pablo Iglesias [Felipe] González, [Alfonso] Guerra y Zapatero”.

Fue casi media hora de intervención en un acto multitudinario donde no faltó la plana mayor delPSOEprovincial y local (con Irene García o Araceli Maese), buena parte del gobierno autonómico en la provincia (con el delegado Fernando López Gil, entre otros,) con diputados como Juan Carlos Campo o Miriam Alconchel o alcaldes de localidades como San Fernando, Jerez, Sanlúcar, Los Barrios o Rota, entre otros. A la presidenta le acompañó el grupo de confianza de Díaz como el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, o su mano derecha en el partido, el secretario de organización, Juan Cornejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios