"Mi meta es retirarme en 2013, con 20 años de alternativa"

  • El torero, con nuevo apoderado, piensa incrementar este año su número de festejos, en una temporada que comenzará el próximo 26 de febrero en El Viso del Alcor

Carismático, excelente comunicador, Manuel Díaz El Cordobés (Arganda del Rey, 1968), con una legión de partidarios, ha sido siempre debatido por los puristas. El diestro profundiza en varios aspectos de su profesión y desvela que en 2013, cuando se cumplan dos décadas desde que Curro Romero le cediera los trastos en la Maestranza, dará por cumplida una de sus metas. Este año quiere sumar más festejos que en la temporada anterior y abrirá su campaña con un festejo a beneficio de Avain (Asociación visueña de ayuda a la integración de discapacitados) que organiza anualmente en El Viso del Alcor (Sevilla), en el que actuarán en esta edición el rejoneador Leonardo Hernández, Javier Conde y el propio Manuel Díaz, quien afirma que "gracias a todos los toreros que han pasado estos años y a ganaderos, como los de este año, con Pereda, Osborne, Gavira, Algarra y Tassara, que donan sus reses, se ha cumplido un sueño, un centro en el que ayudan a muchas personas con problemas. Yo sólo pongo la chispa. Los importantes son los que trabajan día a día aquí".

-Manuel, ¿por qué retorna con Marcos Sánchez Mejías?

-Viví una etapa muy bonita con él cuando me apoderaba Taurotoro. Me conoce perfectamente y tiene ganas de luchar porque quiere abrirse camino como apoderado independiente.

-El que represente también a Juan Bautista, ¿puede suscitar problemas en un futuro?

-No. Tenemos dos carreras muy distintas. Yo estoy en otra línea y mientras no me perjudique no habrá problemas.

-¿Por qué rompe con Pepe Luis Segura?

-Me llevaba bien. El primer año fue todo bien. El segundo fue difícil. Se mezcló todo un poco.

-¿No concreta las razones de la ruptura?

-Es una etapa pasada. Ahora confío en Sánchez Mejías, que es un luchador y que se puede poner una buena medalla.

-¿Cómo han planificado la temporada?

-Comienzo en El Viso, el próximo 26. El 5 de marzo toreo en Mérida, en Venezuela, donde no lo hago desde hace varias temporadas. Luego, el Festival del Cáncer, en Córdoba. Y varias corridas antes de Sevilla -alternará con Rivera Ordóñez Paquirri y David Fandila El Fandi-. Volveré a las plazas de Chopera; a Córdoba, Almería, San Sebastián, Burgos, donde torearé un mano a mano con El Fandi por mi 43 cumpleaños, Granada, Gijón, Cuenca, La Coruña, Murcia. Y también en mis pueblos y mis sitios.

-¿Y en Madrid?

-Hay posibilidad, en la Feria de la Comunidad. Yo tengo partidarios hasta en las plazas grandes. Cuando he toreado en Las Ventas he visto el lleno de No hay billetes.

-Cuando termina una faena coreada por sus partidarios y encuentra crónicas en las que no le destacamos, ¿qué opina de la crítica?

-La respeto. Cada uno tiene un concepto. Pero aquí sigo. A mí una crónica buena o mala no me cambiará. Lo que sí intento es mejorar cada día. Y a veces he tenido crónicas muy buenas. Yo toreo como soy. Algunas cosas me han hecho daño. Pero no me preocupo del examen porque aunque me sepa la lección tengo insufiente de antemano.

-Vamos, que es fiel a su tauromaquia y a sí mismo.

-Entre formar parte de los toreros que estarán muy pronto en el Cossío y los que comen tres veces al día, prefiero ser de los segundos. Si tengo que tirar de la rana, tiro de la rana.

-En el 93 le dio la alternativa Curro Romero, en Sevilla ¿Ha pensado en la retirada al cumplir dos décadas como matador?

-Lo tengo como meta. Sería bonito. Me gustan los números redondos. Para mí sería muy fuerte no llegar a esos 20 años de alternativa. Cuando los alcance veré si continúo. Lo que tengo claro es que nunca dejaré de torear. Aunque tenga 50 años, me iré a Burgos o a Murcia para torear en un festival.

-¿Cómo definiría su temporada pasada?

-Lealtad a mí mismo como hombre. En octubre me quité una venda. Las cosas no estaban como quería y decidí que tenía que cumplir con mis principios básicos.

-¿En qué plazas disfrutó más?

-En Granada, Alicante, Murcia y Gijón, donde salí en hombros. También en una faena en Pontevedra, donde corté una oreja. Aunque no toreé tanto como en otras temporadas, creo que fueron 36 o 37, mi listón quedó como siempre. Mi cuadrilla, mi hermano Chema y Julio Vito, el veedor, fueron decisivos para superarme.

-¿Qué previsiones tiene para 2011?

-Disfrutar. Y torear bastante, más que el año pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios