sevilla f.c.

Una opinión de cabecera

  • El mensaje de Palop, un líder más que un capitán, llama al análisis positivo del momento actual del Sevilla · El portero ensalza la primera vuelta y confía en otro refrendo en la Copa

Comentarios 3

Lo que diga Andrés Palop no debe ser tomado en este Sevilla igual que lo que diga Lautaro Acosta, por ejemplo, con todos los respetos para el argentino. En casos en los que hay que valorar el mensaje pesa más la experiencia, la condición de capitán o el rol de líder que el valenciano tiene en la plantilla del segundo clasificado de la Liga española al alimón con el siempre todopoderoso Real Madrid.

Por eso, el análisis que realizó Palop en el día de ayer puede tomarse como mensaje de cabecera en el sevillismo. El portero habló de todo. De lo personal, de Jiménez, del buen juego, de la Copa, del fracaso en la UEFA... un compendio de opiniones con las que radiografió el actual momento deportivo del Sevilla.

Empezó por el último partido ante el Numancia, un 1-0 pobre en las formas porque el rival estaba con diez, pero igual de rico en el fondo que el último triunfo liguero en Riazor. "La verdad es que sufrimos más de lo previsto. El partido no llegó a gustar como los tres anteriores, pero el equipo viene de hacer grandes encuentros y pudo pagarlo. Pero se vio un equipo asentado y que en cualquier momento podía hacer gol, porque tiene pólvora", dijo pasando a hacer balance de la primera vuelta con la lógica sonrisa en la expresión. "Tenemos que estar muy satisfechos. Sin conseguir el gran juego que queréis -a los periodistas- y que nosotros también buscamos, estamos segundos, pulverizando registros… De notable para arriba, porque el sobresaliente y la matrícula de honor son para el Barcelona. Pero hay que seguir, no dormirnos en los laureles y no bajar el listón. Tenemos que dar cada uno todo lo que tiene porque necesitamos de todo el mundo. Los lesionados también, ya que la segunda vuelta va a ser larga", expresó el de La Alcudia.

Los dos partidos de cuartos de final de Copa deben redondear un mes de enero que está siendo muy bueno para el equipo de Jiménez, pero todo el grupo es consciente de las dificultades que entraña un duelo con el Valencia a día de hoy. "Vamos a hacer un buen partido y estamos todos preparados e ilusionados. Vemos que es un equipo importante, pero si pasamos esta eliminatoria estamos en semifinales. Ahora tenemos que poner todas nuestras energías en este partido, pero no vamos a pensar más en la Liga o en la Copa, sino en el partido a partido", advirtió.

Palop también comentó el problema que su ex equipo tiene en la portería. Luchó este verano por su fichaje, pero fichó a Renan, que se lesionó este domingo. Las dudas ahora están focalizadas en un meta del filial que parece más vulnerable. "Conozco bastante bien a Guaita. Ha estado Tercera y Segunda B y ha jugado pocos partidos, pero cuando está ahí es porque tiene cualidades. Ochotorena tiene una buena visión para los porteros".

Al equipo de Unai Emery le remontaron el partido en San Mamés y mañana se intuye que el ambiente pueda estar inquieto en Mestalla, una apreciación que Palop comparte a medias: "No creo que haya muchos nervios. Han perdido un partido importante, pero están en la pomada. Tienen mucho campeonato por delante. Lo que sí es verdad es que conozco a la afición del Valencia y es muy exigente. Le van a venir imágenes del año pasado en que fueron campeones. ¿Un favorito? Buscar un favorito es difícil. Son dos equipos importantes que están bien en la Liga y nosotros no le vamos a temer a nadie".

Tras este paréntesis alrededor de la Copa, el meta sevillista fue tajante al contestar si entendía los ataques que ha sufrido Jiménez por el juego del equipo. "Yo no. No lo he llegado a entender. Si la crítica es destructiva no nos ayuda en nada. Se han dicho muchas cosas, que si había entrenadores por aquí en Sevilla…, pero hay un grupo muy bueno y de una calidad humana impresionante. Hemos hecho piña y se ha demostrado que ganamos y perdemos todos. Hemos visto que tenemos cosas que mejorar, pero para nada se entienden esas críticas así al técnico", resaltó engarzando el tema con el disgusto ante la Sampdoria. "Tuvimos un tropiezo grande en la UEFA, pero no es una debacle. Pasa en el fútbol".

Igualmente, restó importancia a los gestos de enfado que algunos compañeros han hecho en algunos partidos hacia Jiménez al ser sustituido (Luis Fabiano, Adriano...): "Son muy competitivos y quieren seguir siempre en el campo, seguir ayudando al equipo porque se ven bien. Hemos aclarado cosas. No hay mucho que hablar, pero algunos matices se han aclarado. Pero no son gestos con mala intención porque eso se nota en la cara".

¿Y ese paso atrás de algunos partidos? "En los últimos partidos se ha dado el paso adelante, y en otros no quizá por temor a perder lo conseguido, pero nos dimos cuenta de que no nos llevaba a ningún lado".

Por último, habló de lo personal, de su estado actual y de retos que tiene pendientes. "Tuve dos años muy buenos, la temporada pasada fue algo peor y yo soy el primero que no estaba satisfecho con ella. Ahora tenemos una buena defensa y eso ayuda. No es que la del año pasado fuera mala, pero ahora se nota que hay conceptos trabajados. Yo la verdad es que me siento muy bien. La edad que tengo para mí es un número. Me gustaría debutar en la selección, pero hay que ser realista. Si el equipo hace las cosas bien, a lo mejor. Uno tiene retos personales, un Zamora, a mi edad y sobre todo para el club, significará que está arriba".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios