Duelos para la final a cuatro

  • El aumento de finalistas da más opciones a los grupos que siguen El coro de Faly Pastrana y la chirigota de El Canijo arriesgan en las letras

Las semifinales del Carnaval de Cádiz comenzaron en la noche de ayer. Todavía hay cierto malestar por la decisión del jurado de clasificar a 11 comparsas, para lo que se ha restado un puesto a los coros y dos a las chirigotas, en comparación con el año pasado. María José Ortega, directora del coro Welcome to Cabaret, recordaba que han quedado sextas, el mismo puesto que tuvo el año pasado este coro femenino de Lucía Pardo. Pero en 2015 pasaron a semifinales y esta vez se han quedado fuera, al clasificarse tan sólo cinco.

Más crítico ha sido Moisés Camacho, uno de los autores de la chirigota Los piratas informáticos, que en declaraciones a Diario del Carnaval apuntaba: "Si sigue esta tendencia con las chirigotas las pueden aburrir". Destacaba que es la primera vez en los últimos años que tan sólo pasan siete a semifinales y se queda fuera la octava, que era la suya. Marcos Romero, autor de la chirigota Los Kichi, ha insistido en la misma idea y mostraba su decepción, ya que esperaban seguir. Por su parte, el veterano chirigotero Manolo Santander, autor de Una especie en extinción, expresaba su extrañeza por no clasificarse: "Más que molestos o enfadados, lo que estamos es sorprendidos". Manolo Santander cree que les ha podido perjudicar su cuplé corto, al modo antiguo, que hicieron en homenaje a Fletilla. Al parecer, no ha sido entendido ni bien puntuado.

Pero no sólo se habla de los cajonazos y del favoritismo a las comparsas. En el arranque de las semifinales del Carnaval de Cádiz está por ver cómo influye el nuevo sistema de final que aprobó el Patronato, por decisión del equipo de gobierno municipal de Podemos e IU. El alcalde, José María González, y el concejal de Fiestas, Adrián Martínez de Pinillos, defienden el nuevo modelo que permite clasificar para la final a cuatro agrupaciones en cada modalidad (coros, comparsas, chirigotas y cuartetos), frente a las tres de los años anteriores. Esto da más opciones, en teoría, a los clasificados para semifinales. Sobre todo en coros, ya que pueden pasar cuatro de los cinco que aún siguen.

Precisamente uno de los coros favoritos, La vuelta a Cádiz en 80 mundos, de Faly Pastrana, fue el encargado de abrir anoche la primera semifinal. Destacó el segundo tango sobre los chiquillos que se aficionan al Carnaval, en el que salieron cuatro niños imitando a sus padres. Mucho colorido en el popurrí, con músicas del mundo.

Siguió la chirigota de El Canijo de Carmona, El niño Jesús que tenía tu mare... Al igual que en el coro, arriesgó en las letras, sobre todo en los pasodobles. Rebuscado y crítico el primero sobre una mendiga y la ex alcaldesa de Cádiz. En el segundo hace un juego con los números, de 20 a 1. Los cuplés picantes sobre Cristina Pedroche y la pérdida de peso del Canijo. En el popurrí juegan muy bien con su tipo.

Después estaban previstas las actuaciones de la comparsa Un país llamado Cádiz, de Rivas y Martínez; el cuarteto de Joselito, Cuento de tronos, y la chirigota Los que vienen de marea, de El Sheriff. En la segunda parte intervenían el coro Sigo siendo el rey, de Pardo y Rivas; la comparsa OBDC. La vida esbella, de Germán García; la chirigota chiclanera Los serenissimos, y la comparsa El malo del cuento, de Jona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios