Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

El Gobierno otorga la Medalla del Trabajo a Ildefonso Marqués

  • El Ministerio resalta su trayectoria en 'Diario de Cádiz', periódico donde empezó a trabajar con 14 años

Ildefonso Marqués Clavijo (Villamartín, 1936) abre la sede de Diario de Cádiz todas las mañanas. Ni el frío de estos días de principio de invierno impide que acuda madrugador a las oficinas del periódico, que es su casa desde que cumplió los 14, hace casi 60 años.

Lee y revisa el ejemplar del día. Y lo mismo hace con los restantes periódicos que ya están sobre su mesa. Primero comprueba que la publicidad ha salido bien y en su sitio. Después, se empapa de toda la prensa, la propia y la ajena, como empedernido lector que es. De lo más interesante no duda en entablar una animada tertulia con los periodistas que comienzan a llegar también a primera hora al Diario. Después, se toma un café y se sube a su despacho. A seguir trabajando.

El Ministerio de Trabajo anunció ayer, de manera ya oficial, que se le ha concedido la Medalla de Plata al Mérito en el Trabajo. Un premio a su más de medio siglo de intensa actividad que él, con el compañerismo y la modestia que le caracterizan, ayer hacía extensivo a todos a quienes ha tenido como compañeros en este largo tiempo.

Junto a Ildefonso Marqués, durante décadas director de publicidad de Diario de Cádiz y hoy adjunto al director general del Grupo Joly, el Ministerio ha premiado también a otros 14 trabajadores de todo el país.

Ildefonso Marqués nació en Villamartín, pueblo del que es Hijo Predilecto, en 1936, poco meses antes del inicio de la Guerra Civil. Los duros años de la posguerra llevaron a su familia a Cádiz. Entró en el Diario de Cádiz de la calle Ceballos cuando al frente del mismo estaba Federico Joly Díez de la Lama, cuyo recuerdo aún le emociona.

Aunque el joven Ildefonso Marqués entró en la sección de Fotograbados, pronto fue ampliando su labor "en un Diario que estaba formado por medio centenar de personas, por lo que todos nos conocíamos".

La necesidad de ayudar a su familia le llevó a compatibilizar sus labores en el fotograbado con otras del día a día del periódico. Hasta que entró en Publicidad. Eran los primeros años 50 y el primer anunció que metió en las históricas páginas tamaño sábana del Diario fue de los Almacenes El Águila, ubicados en plena calle San Francisco de la capital. A partir de ahí, la eficacia de un trabajo al que dedicaba y dedica horas y horas llevó a la empresa a ponerle al frente de este departamento.

"Éramos 50 y ahora somos más de un millar. He visto como hemos crecido hasta formar el Grupo Joly y estar presentes en toda Andalucía. Para mí es un orgullo haber participado en este proceso y formar parte de esta empresa", señaló ayer. Mañana, tras la Navidad, volverá a seguir trabajando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios