Balona y Los Barrios firmaron tablas

Pasó la primera entrega del derbi. Y no hubo vencedores. Como casi siempre que juega la Balona, al menos en las dos últimas temporadas. Pero el duelo comarcal sí dejó vencidos. Las más de mil seiscientas almas que renunciaron a parte del día de Reyes para acudir al Municipal regresaron a casa con una sensación de vacío y descontento. Un pelín menos acusada en el bando barreño, pero muy poco.

El resultado no le vale ni a uno ni a otro y sólo viene a corroborar por qué linenses y barreños están tan lejos de las expectativas. A los de casa les queda el consuelo del penalti que reclaman en el minuto noventa. A los visitantes, el de un par de ocasiones que malogró David Pérez. Y el argumento de haber regalado el tanto que encajaron. Su técnico argumentó en el rueda de prensa que fue una gilipollez. Juan Antonio estuvo extremadamente generoso con los suyos.

Tras el descanso la Balona volvió a salir con un poquito más de chispa. La suficiente como para que un balón largo de Marín se lo comieran los centrales y a Manrique le bastase con peinarla para superar a un Pedro Muñoz que se había situado en la única zona en la que no era recomendable su presencia.

Lejos de suponer un mazazo, la Unión reaccionó de inmediato. En el 59' De Gomar -que sigue poniendo de manifiesto que para algunos cualquier tiempo pasado fue mejor- desaprovechó una ocasión. Pero un minuto más tarde, los gualdiverdes coordinan un excelente contragolpe por medio de Estévez y Unai, que llegó suelto al borde del área, golpeó perfectamente y reestableció la igualada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios