Llull cita al Madrid con Aíto

  • En un duelo igualado, marcado al inicio por parciales de uno y otro lado, el balear decidió en el último minuto

Ocho puntos de Sergio Llull en el último minuto de la semifinal ante el Baskonia permitieron al Real Madrid clasificarse para la final y tener la opción de aspirar a revalidar el título que, caso de ganar, sería el tercero consecutivo.

Llull, que no había tenido un protagonismo especial en el aspecto anotador, fue el autor de ocho puntos consecutivos en el último minuto.

El Real Madrid comenzó muy fuerte y mentalizado, sabedor de la importancia del partido y de la fortaleza del rival. Suyas fueron las primeras ventajas, 2-6 y 2-10, gracias a su acierto en lanzamiento exterior y a la dureza de su defensa, que pilló por sorpresa al Baskonia.

La veteranía y experiencia de Nocioni, Ayón y Felipe Reyes permitireron al Madrid dominar el juego y el marcador y, sobre todo, sembrar dudas en su rival. Fruto de esto fue el claro 17-25 con el que concluyó el primer cuarto.

Los de Pablo Laso mantuvieron este estado de cosas en arraqneu del segundo acto (26-36), hasta que la entrada de Adams lo cambió todo. Sergio Rodríguez se vio superado totalmente por el base estadounidense y por ahí llegó la crisis madridista. Un rotundo 12-0 en poco menos de cuatro minutos hizo posible la primera ventaja del Baskonia (40-38) en el minuto 19. Lo mejor que pudo pasarle al Madrid fue la llegada del descanso con un 44-40 en el marcador.

El Madrid apostó claramente por la defensa para el tercer acto, aunque la presencia de Carroll le dio ese contrapunto necesario. Pero Adams y otro triple elevaron la renta vitoriana hasta el 47-40.

El trabajo madridista comenzó a dar frutos y las ventajas vascas quedaron en la mínima expresión, gracias, entre otras cosas, a Llull y al trabajo de Maciulis.

El partido se estaba disputando ahora en las trincheras, en el cuerpo a cuerpo. Nadie quiso dar un paso atrás y el marcador siguió bajo dominio del Baskonia, que no permitió al Madrid, hasta ese momento, volver a tomar la delantera (58-54).

Lima, que acaba de ingresar en el partido, logró la igualada a 58 y el Chacho Rodríguez, en su vuelta, anotó el 59-60. Al final del tercer periodo el marcador fera de 61-60. Cada punto, cada golpe, cada rebote, cada asistencia, cada bloqueo era contrarrestado por el rival en la siguiente jugada. Un 4-0 inicial para el Baskonia (65-60) se transformó en un 0-8 para el Madrid (65-68).

Con el partido convertido en una olla a presión, el Madrid entró en los últimos cinco minutos con una renta de seis puntos (69-75), ventaja que neutralizó Bourousis con dos triples consecutivos, 75-75. Pero ahí fue cuando Llull decidió ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios