La última media hora en Mérida resultó fatal para el Portuense

  • La derrota castigó a un Racing que no creó ocasiones en el Romano José Fouto

El Portuense fue superado por el Mérida en el estadio Romano José Fouto en un enfrentamiento que iba camino de un empate sin goles y terminó en una goleada del cuadro local, que desbordó a los de El Puerto en la última media hora. Esta derrota mantiene una semana más al Portuense en puestos de descenso, a cinco puntos del primer equipo fuera de las zonas de promoción y descenso.

Tras una primera parte sosa, mezquina incluso, el Portuense había sumado un central más a su zaga (e iban tres) para custodiar aún más los dominios de Wilfred, y eso que el Mérida le había llegado en los primeros 45 minutos dos veces y sin peligro alguno.

En cambio, los de Orúe no sabían si el portero del Mérida era Orlando o un recogepelotas que deambulaba por allí. Y entonces Cuevas, el único que le había dado sentido al partido en una primera parte para enterrar, sacó rápido una falta absurda en la línea de tres cuartos en el minuto 63. Se la dio a Carlos Rubén, que la puso al segundo palo para que Juan Carlos cabeceara a la red.

Tras este punto de inflexión, el Racing se estiró en ataque y el Mérida le cogió las vueltas al contragolpe. Luciano, pichichi del grupo, engañó a Merino y batió a Wilfred y a falta de cinco minutos Ismael se hizo con un balón en el círculo central, se fue de todos los que le salieron al paso y definió con un disparo en semifallo, un golazo que cerró el partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios