Antonio Gallardo: Una Exaltación de la Navidad con flamenquería

  • El poeta colaborador de Diario de Jerez derrochó gracia y arte en su irónica intervención en la bodega Domecq

El miércoles tuvo lugar la XV Exaltación de la Navidad, acto que organiza cada año, por estas fechas, la peña flamenca 'Los Juncales'. La bodega Los Claustros, de Domecq, fue el sitio elegido para la cita que tuvo como protagonista a Antonio Gallardo Molina. En palabras del presidente de la peña, Curro de Joaquina "es nuestro patriarca y estamos encantados de que sea él el que pregone nuestra Navidad, como ya lo hiciera quince años atrás, en la primera edición de este acto tan entrañable y querido para todos".

No defraudó, ni mucho menos, el pregón navideño de Antonio Gallardo, presentado por el omnipresente en este tipo de eventos Pepe Marín, que se subió al estrado para recitar el verso "Villancico de la gitana" y continuar elogiando la figura de Gallardo con la que el malagueño, jerezano ya de pleno derecho hace muchos años, ha compartido muchísimos momentos profesionales y personales a lo largo de sus dilatadas carreras artísticas.

La respuesta del poeta jerezano no se hizo esperar. Inició su intervención dedicando un soneto al presentador que arrancó los aplausos del público que llenó completamente el aforo de la bodega Los Claustros. Acto seguido, continuó con una preciosa historia en verso sobre un niño que saca un cero al final del trimestre, pero que todos perdonan, hasta su sofocada madre, porque el crío canta como los ángeles y hace que los vecinos se reúnan en Nochebuena, como antes se hacía en Jerez, esto es: al calor del cante y la zambomba. Después Antonio Gallardo, colaborador de Diario de Jerez, criticó sin maldad pero con contundencia la Navidad dirigida por las grandes superficies. "Que les vaya bien, pero acordaros de los pobres", dijo. Y enseguida habló de su pasión por la Navidad jerezana, de la añoranza del patio de vecinos y de su extinción "por culpa de los bloques de pisos que nos encierran en una jaula de oro", añadió resignado.

El resto de la exaltación, con la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, y otros miembros del gobierno municipal como testigos, fue Antonio Gallardo en estado puro. Prosa irónica, mordaz del maestro absoluto de la gracia que hizo reír a cuantos fueron a verle y a disfrutar de él.

La peña Los Juncales quiso dar a Gallardo el honor de pregonar la Navidad, pero también regaló a los presentes a Antonio en cuerpo y alma. Porque la Navidad es zambomba, pandereta y villancico, pero también es, y así quedó demostrado el miércoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios