Jerez

Compensaciones agrarias

  • El campo al día

Las malas lenguas no dejan títere con cabeza cuando se habla del tema agrario y las ayudas que reciben del Estado y de las autonomías. Aunque lo que más duele a los damnificados es que muchas veces son los amigos los que caen en la crítica destructiva y malintencionada. Ya está bien de dar a la singüeso.

A ese pensamiento habrá llegado por fin y más vale tarde que nunca el Ministerio de Agricultura y Pesca ya que con motivo de la apertura de solicitudes de ayudas PAC ha realizado unos carteles que muestran un claro apoyo al agro. El cartel se dirige a los agricultores y les dice: "Preservas la naturaleza. Revitalizas el medio rural. Produces alimentos saludables. Una labor impagable que merece una ayuda". El ministerio sustenta estas frases con una fotografía de un hombre en un tractor con cara sonriente que trabaja feliz dejando atrás un campo verde intenso -habrán hecho las fotografías antes de que todo esté seco por la sequía- y el siguiente texto: "La labor que realizan agricultores y ganaderos es de un valor incalculable para toda la sociedad. Su esfuerzo merece nuestro agradecimiento y nuestra ayuda. Agricultor, ganadero: solicita ya las ayudas de la PAC. Tu esfuerzo lo merece". Claro, conciso y correcto. Además está lleno de razón.

Falta le hacía al sector agropecuario un empujoncito de apoyo público por parte de las Administración porque los continuos dardos terminan por agotar al más optimista de las familias y, eso, unido a la ardua tarea de llevar hacia delante empresas con variables tan incontrolables como la meteorología o los vaivenes europeos, convierten el camino en un calvario.

A ver si todos lo que podrían morder su lengua y envenenarse se leen el cartel y caen en la cuenta de que los agricultores y ganaderos no son unos simples productores sino unos individuos multidisciplinares que cuidan el medio ambiente, mantienen la población en núcleos rurales que sin ellos desaparecerían, transmiten cultura de padres a hijos, etc. Y por supuesto, reciben una ayudas o, mejor dicho, compensaciones por competir con injustas desventajas ante productos de otros países que explotan a sus trabajadores, no tienen cotizaciones sociales, no poseen controles de sanidad, no apuestan por la calidad alimentaria, no cumplen con el medio ambiente…

Punto positivo para el MAPA, lástima que la coordinadora agraria elabore sus discursos con pies de barro y acaben transmitiendo esa demonización de los agricultores y ganaderos. Que cunda el ejemplo, que falta hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios