Jerez

El cielo está encapotado

  • El campo al día

Con la venia de los sevillanos que están nadando en su feria, a los agricultores se les ha puesto otra carita, una más alegre y soñadora. La lluvia es lo que tiene, alegra a unos y enfada a otros. Los camperos están contentos.

Esta semana de tiempo revuelto y alocado está viniendo bien para la mayoría de los cultivos de la provincia y los más beneficiados son los cereales que estaban sedientos y pidiendo a gritos unas gotas para salvarse de la cruel sequía. Los cítricos y los frutales no han padecido tanta escasez porque se les ha suministrado agua con el objetivo de llegar en buenas condiciones fenológicas a esta época en las que los árboles están en plena floración. Los girasoles pasaron un mal trago en la nascencia por la escasa humedad del suelo y las ganaderías de extensivo han visto en estas cortinas de agua una bondadosa ofrenda del cielo que propiciará el reverdecimiento de la dehesa y, por tanto, suministro alimenticio para los animales evitando recurrir a piensos y forrajes antes del verano. Para el algodón y la vid, el agua ha caído en un buen momento, al primer cultivo le beneficia porque favorece las labores de presiembra y al segundo porque la falta de agua supone un problema. Ahora queda que los viñistas se pongan prestos a tratar con fungicidas porque ya se sabe que la humedad puede favorecer la aparición de enfermedades.

Hasta ahí la cara más amable de la semana, la cara más desagradable la ha protagonizado la vuelta a la palestra de una enfermedad que parecía enterrada, la encefalopatía espongiforme o mal de las vacas locas. Desgraciadamente han fallecido dos personas de Castilla y León.

Ahora bien. Es imprescindible no ser alarmistas y recordar las infinitas medidas de seguridad que los ganaderos cumplen a rajatabla para que sus productos estén en perfecto estado de revista en los mercados. No se puede caer en la banalidad de soltar las informaciones y no recalcar en los titulares que en los dos casos la enfermedad se contrajo en años en los que aún no se guardaba la trazabilidad. Hay que apoyar a los ganaderos porque difícil está el mercado como para emprender una cruzada de publicidad negativa en su contra.

Hay que tratar la información con más mimo y más cuidado porque a este paso no sale la gente de casa ni para ver caer la lluvia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios