hostelería

Las ruinas de la Venta Antonio

  • El conocido restaurante jerezano desaparece después de 34 años de trabajo en la ciudad

  • La que fue una de las ventas emblemáticas de Jerez se encuentra hoy saqueada y destruida

El que fue uno de los restaurantes más conocidos del sector hostelero en el municipio jerezano se encuentra actualmente destrozado. Después de más de 30 años siendo un punto de inflexión en Jerez, la Venta Antonio, situada en la carretera de Sanlúcar, hoy forma parte del olvido. Las puertas, techos y ventanas que desde 1983 recibían a una gran multitud de comensales han comenzado poco a poco a desaparecer provocando que el establecimiento esté completamente deshabitado y destruido.

El famoso restaurante Venta Antonio se inauguró el 7 de abril de 1983 y ha estado durante 34 años dando servicios de calidad, siendo pioneros en la ciudad en ofrecer mariscos y pescados frescos de la Bahía de Cádiz, convirtiéndose en una de sus especialidades. La crisis económica actual, como en la mayoría de los negocios del sector de la hostelería en Jerez, ha sido un factor clave para la caída del negocio. No obstante, el detonante que ha hecho que la Venta Antonio pase a mejor vida, según explica su fundador, Antonio García Archidona, ha sido la creación de la nueva autovía. "Lo que han hecho es poner una buena carretera, que está muy bien, pero ha fastidiado a muchas familias porque yo tenía muchos empleados y ahora, desgraciadamente, no tengo ninguno", comenta el antiguo propietario.

La realización de la nueva autovía comenzó a generar una gran cantidad de problemas para acceder al establecimiento que complicó la venta del restaurante, provocando así el cierre definitivo el pasado mes de diciembre de 2017. "El que iba para Sanlúcar y quería parar en la venta a comer tenía que andar 3 Km hasta el cruce de Las Tablas, dar la vuelta y llegar al sitio. Era una paliza y la gente dejó de venir. Otro factor que nos afectó gravemente fueron los controles de alcoholemia. La Guardia Civil cuando veía que había algún tipo de celebración se ponía en la puerta para parar a todo el que salía", explica García.

El conocido hostelero jerezano, que comenzó en la Venta Los Naranjos vendiendo repuestos de bicicletas y mosto, ha dedicado 55 años de su vida a ser un empresario nato en la ciudad, llevando a cargo a más de 45 empleados y convirtiéndose así, en la escuela de muchos empresarios del gremio en Jerez. Desde el Rey emérito Juan Carlos I de España, hasta los ganaderos y toreros más cotizados de las plazas de primera han sido algunos de los personajes célebres que han podido degustar los famosos platos de calidad que ofrecía la cocina de la Venta Antonio. "Todavía hay quien dice que como se preparaba la urta a la roteña en la Venta Antonio, no se hacía en ningún sitio. Lo que mantenía el negocio en pie sin duda alguna era el buen pescado que teníamos, siempre fresco", señala García.

El Restaurante Venta Antonio también estuvo presente en la Expo del 92 de Sevilla, dando a conocer su gastronomía al mundo entero. Antonio García Chica, hijo del fundador y actual propietario del Bar & Restaurante Catering Antonio, situado en la Avenida Tío Pepe, asegura que el cierre del negocio le ha causado "un gran daño moral" a su padre. "Cuando voy a Sanlúcar con él intento coger por otro camino para no pasar por la venta porque lo pasa mal. Es toda una vida trabajando para un negocio que ha sido institución en Jerez y que ahora no sea nada, le pesa", concluye. Actualmente, García Chica regenta un negocio con el que continúa la tradición hostelera de su familia, ofreciendo la misma calidad en cada uno de sus platos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios