fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

...Y ahora los árbitros

  • El Jerez Industrial acaba el partido con ocho jugadores y suma su quinta derrota consecutiva · Beasant, titular ayer, pudo hacer más en el 1-0 del primer minuto

Comentarios 16

El Jerez Industrial sumó su sexta jornada sin ganar y su quinta derrota consecutiva ante un enrachado Córdoba B que acumula ocho victorias en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez. Ni la destitución de Quique Caballero ni la llegada de nuevos refuerzos de la academia de Glenn Hoddle sirvieron como revulsivo para sacar algo positivo en tierras cordobesas.

Claro que en la derrota de los blanquiazules tuvo mucho que ver la actuación de Gómez Ruiz-Santa, quien expulsó a Lamplough, uno de los siete debutantes, al filo del descanso y consecutivamente a Folkes y Richards cuando aún restaban veinte minutos para el final del partido.

El partido fue desquiciante y a pesar de una rápida ventaja blanquiverde, los de Alfonso Hidalgo no sentenciaron hasta el tiempo de descuento cuando el cuadro jerezano contaba con tres jugadores menos sobre el terreno de juego.

Aún había espectadores que no se habían sentado en sus asientos cuando el Córdoba B ya se adelantó en el marcador. Manolín aprovechó un error del meta Beasant (incomprensible la ausencia de Lumley en el equipo titular) para anotar el primero. En el minuto 21 Mané amplió la renta tras un robo de balón de Carlos a Lamplough.

Sin embargo, pasada la media hora de juego, Hutton se encargó de estrechar dicho resultado transformando un penalti pitado por el colegiado, que observó cómo Manolín derribó en el área pequeña local a Forrester.

Al filo del descanso, el conjunto jerezano se quedó en inferioridad numérica cuando Lamplough vio su segunda tarjeta amarilla tras una zancadilla a Carlos.

Tras el paso por los vestuarios el encuentro se volvió mucho más precipitado por parte de ambos conjuntos. Se notaba la ansiedad de unos por sentenciar y de los otros por volver a establecer las tablas en el marcador y recuperar así la esperanza de llevarse algo positivo del encuentro.

El Jerez Industrial empezó menos centrado que en la primera parte y se terminó por descomponer cuando al colegiado Gómez Ruiz-Santana se le fue la cabeza expulsando en muy pocos minutos a Folkes y Richards por sus protestas.

Con sólo ocho jugadores sobre el terreno de juego, al Jerez Industrial no le quedó más remedio que utilizar el juego directo para poner cerco a un Córdoba B que se encerró atrás buscando una contra que sentenciara el choque.

Como la pasada semana, los jerezanos volvieron a actuar con un portero como jugador de campo. En esta ocasión fue Lumley, quien sustituyó al lesionado Fisher. Lynch estaba tocado en el banquillo y el otro cambio era el también meta Hanford, ya que el Industrial viajó con sólo 15 jugadores por la lesión de última hora de Wynter.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios