ARCO abre horizontes y amplía las ventas en su edición más delicada

  • El director de la feria, Carlos Urroz, apuesta por desarrollar en el futuro las nuevas líneas organizativas, que reducen su tamaño pero le aportan un carácter de mayor profesionalización y flexibilidad

Comentarios 1

El objetivo de una feria internacional de arte contemporáneo es vender y dar a conocer a sus artistas y eso es lo que han hecho las galerías participantes en ARCO, que ha superado con buena nota una de sus ediciones más críticas con un aumento importante de ventas. La situación económica y los desencuentros que se produjeron el pasado año entre los organizadores, el Instituto Ferial de Madrid (Ifema) y los galeristas hacían que esta trigésima edición fuera un punto de inflexión en la trayectoria de ARCO de la mano de su nuevo director, Carlos Urroz.

El responsable cree que se ha conseguido "un balance positivo: se ha vendido más que el año pasado, se ha contactado con comisarios internacionales y se han dado a conocer artistas".

De esta primera experiencia como responsable de la feria, Urroz ha podido comprobar "que las líneas que se han tomado este año han funcionado y el año que viene habrá que mejorarlas y desarrollarlas". Estas líneas van dirigidas "a una feria más pequeña orientada a un perfil de galerías que trabajan en promocionar y dar a conocer artistas interesantes", declaró el director, quien destacó también la importancia que han tenido los encuentros internacionales celebrados durante la feria.

Coleccionistas, galeristas y público, con más de 150.000 visitantes, se han unido para apoyar "una feria muy querida por todos", en opinión de la galerista Soledad Lorenzo, una de las veteranas de la cita y miembro del comité organizador del certamen.

"Por lo que yo he podido hablar, todos están muy satisfechos con el desarrollo de la feria. A mí, personalmente, me ha ido bien pero lo importante es la feria, que la gente esté contenta", dijo Lorenzo.

Desde antes de que comenzara, la galerista estaba segura de que iba a ser una buena edición y que la gente iba a comprar: "Es importante que la gente compruebe que ARCO puede ocupar un lugar importante dentro las ferias".

Aunque su pieza estrella, Madrid desde Torres Blancas de Antonio López, no se ha vendido, "lo que tampoco nos importa porque no tenemos un interés especial en hacerlo", los responsables de la galería Marlborough confirmaron que en los dos primeros días de la feria, los dedicados a profesionales, vendieron la mayor parte de las piezas.

"Nos ha ido fenomenal, hemos vendido mucho. Han sido muchos los coleccionistas que se han interesado por nuestras obras y, aunque hemos vendido más a españoles, también lo hemos hecho a gente de fuera", añadieron en la galería.

En términos similares se expresó Álvaro Alcázar, para quien ha sido una edición "mucho mejor" de lo que esperaba "en un año complicado". "Creo que ha sido una feria positiva", indicó el galerista.

Leandro Navarro no quiso desvelar si ha vendido sus obras estrella, entre ellas cuadros de Morandi o de Picasso, pero sí mostró su satisfacción por la cantidad de coleccionistas extranjeros que se han acercado a su galería. "Creo que hemos tenido unos resultados correctos para los tiempos que corren. No buscamos sólo la inmediatez sino que los grandes coleccionistas sepan dónde pueden encontrar determinadas obras", explicó.

En cuanto a los coleccionistas españoles, Navarro considera que "son muy importantes y son fieles a la cita de ARCO. Se ha hecho un buen trabajo que tiene que ir a más".

A los pocos minutos de comenzar la presente edición, Helga de Alvear ya había vendido varias piezas y lo ha seguido haciendo durante el desarrollo de la feria, al igual que Juana de Aizpuru, que ha tenido en Carmela García y en Dora García dos de sus artistas con más éxito.

La presencia de Rusia en ARCO, únicamente con ocho galerías y con representación de instituciones, también ha tenido resultados positivos y, además de acercar y de dar a conocer a muchos de sus artistas, las ventas han sido altas, como ha ocurrido con las creaciones audiovisuales de Marina Alexeeva en la galería Marina Gisich, que han sido un éxito absoluto en la feria, al igual que las obras de los artistas Chernyshev & Shulgin, vendidas en XL Gallery.

"La experiencia de Rusia ha sido bastante buena. Las galerías nos han comentado que tienen intención de volver y además se han dado a conocer artistas muy buenos que nunca habían tenido la oportunidad de mostrarse en España", apuntó Urroz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios