Las Academias del siglo XXI

  • La Academia, hoy

C uando retomamos la vida académica nos reafirmamos en el compromiso de hacer de nuestra casa un lugar de saber y reflexión. Y nonos olvidamos tampoco del otro compromiso que desde la libertad hemos adquirido con nuestra sociedad. En definitiva servir a ella.

Hoy al abrir el curso 2008-2009 somos conscientes del esfuerzo realizado ininterrumpidamente durante setenta años. Una ejecutoria limpia y generosa donde gente que no espera ni honores ni dádivas, lejos de apariencias vanas, y hacen un esfuerzo colectivo y honesto por conocer e interpretar las letras y compartirla en el contexto de la realidad social de nuestro entorno, al que nos debemos.

Nos peguntamos en estos tiempos movedizos, en los parámetros de un mundo cambiante, cuáles son las funciones de las Reales Academias. Nosotros sabedores de esta gran dificultad que la realidad nos depara hemos querido siempre mantener una disciplina que se mueve dentro de la tradición occidental de las Academias, con unos criterios autónomos celosos de la calidad e independencia. Indudablemente con el soporte de unos medios materiales que nunca pongan en peligro nuestra libertad. Disciplinados con el poder democráticamente constituido y sin apego a ninguna seña política.

Así he procurado desde una larga presidencia adaptar esta ya vieja institución a la realidad política y social en que vivimos. Para ello hemos realizado un compromiso inquebrantable logrando para nuestra Academia ser miembro de número del Instituto de Reales Academias de Andalucía y miembro asociado del Instituto de España. Aún está pendiente la realización de una iniciativa europea de conjuntar las Academias de Europa, un gran sueño fortalecido por la libertad y democracia de los países del Este y de la propia Rusia. Se trata de hacerlo desde una unión voluntaria y flexible de las Academias.

Pero nos hacía falta desde Andalucía una apuesta formal para hacer realizar esta inquietud. Ahora ya tenemos un instrumento válido para que esto sea posible. La Ley Andaluza de la Ciencia y del Conocimiento aprobada a finales del pasado año contempla en su artículo 35 el carácter de corporaciones de derecho público de nuestras instituciones y determina su plena capacidad para el cumplimiento de sus fines y la promoción y divulgación del conocimiento en cualquiera de sus formas.

Esta Real Academia que abarca las ciencias, las artes y las letras lleva apostando por la difusión de los trabajos de investigación de estudiosos locales y de nuestra área de influencia largos años. Queremos día a día ampliar en lo posible este compromiso.

Por todo ello ofrecemos la lección de apertura del curso 2008-2009 a D. Antonio Sánchez Pozo, Director General de Universidades de la Junta de Andalucía, para que nos diga esta tarde el marco normativo que consolide la vida de las Academias en el siglo XXI.

Este acto público comenzará hoy martes a las ocho y media de la tarde en la sede social de la Academia, calle Consistorio nº 13, al que podrán asistir cuantas personas lo deseen.

Francisco Fernández

García-Figueras

Presidente

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios