Llegan nuevos aires al Museo Picasso de Málaga

  • El próximo jueves tomará posesión como máxima autoridad José Lebrero Stals

El próximo jueves, quince de octubre, toma posesión como máxima autoridad del Picasso de Málaga, José Lebrero Stals, el hasta ahora director del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla. Releva en su puesto a Bernardo Laniado-Romero, cuya efectividad al frente del Museo malagueño ha sido más bien discreta y con pocos elementos de credibilidad.

Llega Pepe Lebrero, después de haber dejado en Sevilla una positiva experiencia y llenando de contenido unas instalaciones que, hasta su llegada, muy poco había desarrollado. El gestor catalán, consiguió, no sin esfuerzo, que el C.A.A.C. tuviera entidad artística, modernidad y carácter. Ahora cambia la que fue antigua Cartuja de Santa María de las Cuevas y fábrica de cerámica Pitman en la sevillana Isla de Cartuja por el Palacio de Buenavista. Tiene ante sí un trabajo inquietante, apasionante y tremendamente complejo, sobre todo porque las directrices están marcadas desde los estamentos de unos propietarios con los que habrá que saber actuar.

No me cabe la menor duda de que Pepe Lebrero va a saber llenar de máximo contenido expositivo a un Museo que no ha levantado las expectativas que algunos quisieron hacer creer. Lebrero, si lo dejan, va a actuar con sentido, va a imponer una claridad artística que, en Málaga, hasta ahora, no ha existido. Estoy seguro que una nueva filosofía se va a apoderar de las estancias malagueñas, que exposiciones de entidad se van a hacer presentes y que la realidad de un moderno Centro de Arte va a tomar, con él, cartas de naturaleza.

Hasta ahora, primero con Carmen Jiménez - su paso nos dejó una de las más importantes exposiciones sobre la obra de Picasso, El Picasso de los Picasso, luego poco más -, después con el hasta este momento director artístico, menos todavía. Por eso, la llegada a Málaga de Pepe Lebrero está llena de expectación. Ha demostrado suficientemente su capacidad de gestión y sus extraordinarios conocimientos de la contemporaneidad. Ahora sólo hace falta que lo dejen trabajar y que crean en sus infinitas posibilidades. Nosotros que, al principio, tuvimos dudas con él al frente del C.A.A.C., acabamos convencidos por un trabajo eficiente y esclarecedor. Ahora seguimos creyendo en él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios