Presentan dos obras inéditas creadas por Mozart en su niñez

  • Las partituras fueron mostradas ayer en Salzburgo por la Fundación Mozarteum

La Fundación Internacional Mozarteum presentó ayer en Salzburgo, por primera vez en público, dos breves obras de un libro de partituras que posee desde 1864, un movimiento para concierto y un preludio, tras descubrir que fueron compuestas por el entonces niño prodigio Wolfgang Amadeus Mozart. Así lo confirmaron ayer en rueda de prensa en Salzburgo los responsables y expertos de la fundación, según revelaron los medios austríacos.

Hasta ahora, las 18 piezas que integran el llamado libro de notas de Nannerl (Nannerl era el apodo de la hermana de Mozart) se habían adjudicado al padre del famoso músico, Leopold Mozart, o a autores anónimos. Pero tras estudiar toda una cadena de indicios, los expertos han llegado a la conclusión, "con una probabilidad que raya la seguridad", de que fueron creadas por el niño prodigio que entonces era Wolfgang Amadeus.

Se trata de un movimiento de concierto para piano, de 75 compases y cinco minutos de duración, y de un preludio de un minuto, cuyas partituras las pasó su padre a mano al papel, pero "el estilo de las composiciones no corresponde a la autoría de Leopold", explicó Ulrich Leisinger, un investigador de la fundación.

Los científicos están ahora prácticamente seguros de que el pequeño Mozart creó estas piezas y las tocó en el piano para su padre, quien luego escribió las notas y luego las corrigió. Según Leisinger, Leopold nunca hubiese compuesto piezas para piano tan difíciles, que exigen un enorme virtuosismo y eran poco corrientes en esos años (1763-1764). "Es casi un poco loco lo que el compositor (de estas piezas) exige al intérprete con pasajes velocísimos, el cruce de manos y saltos salvajes", dijo por su parte el pianista Robert D. Levin, quien ha hecho una reconstrucción de la partitura del resto del concierto.

"Me parece muy verosímil que el movimiento sea obra del joven Mozart, que con ello quería demostrar lo que podía hacer", añade Levin en la nota.

Confirmación de este hecho se consideran unas anotaciones del trompetista de la Corte de Salzburgo Johann Andreas Schachtner, un estrecho amigo de la familia Mozart, donde comenta como el niño Mozart se atrevió a componer un concierto.

El genio que más adelante iba a crear 'La flauta mágica' tenía entonces entre 7 y 8 años. Los expertos reconocen estar "prácticamentes seguro" de que fue el pequeño Wolferl, diminutivo con el que la familia Mozart llamaba al niño, quien las compuso. Prueba de ello son también que los movimientos tienen auténticos fallos técnicos de composición y errores que nunca le hubieran pasado a Leopold", explicó Leisinger .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios