tribuna libre

La estética del tiempo

JOAQUÍN Márquez (Sevilla 1934), va cumpliendo libros con el verso inquieto y las energías de un joven que comienza y la honda experiencia del camino recorrido. Con su nueva entrega, 'Los días infinitos', ha conseguido el premio de poesía Juan Van-Halen. Poeta de reconocido prestigio, su obra está distinguida con premios como el Boscán, Cuidad de Barcelona, Tiflos, o Feria del Libro de Madrid, entre otros.

La infancia, los paisajes conocidos, el amor o la seducción de la memoria, son constantes en la obra de este poeta con un profundo sentido de la estética. Alguien vino a cubrir / el rostro de aquel niño con un paño, / mas te dio tiempo a ver / su insólita sonrisa / como un perfume coagulado. Georges Steiner escribió "El poeta ha hecho del habla un dique contra el olvido", y Joaquín Márquez rescata, desde su privilegiada altura literaria, aquella infancia evocadora: Regresabas a casa, / y allí estaba tu madre, / con sus manos oscuras / del cisco. Sin olvidarse de la desposesión del tiempo, de su inaprensible fugacidad, en un magistral soneto final, cuyo últimos versos dicen: Y los miro pasar llevando a cuestas / un mundo de preguntas sin respuestas, / tan distintos a mí, tan parecidos.

La palabra poética de Joaquín Márquez encuentra la dimensión de su expresión lo mismo en el verso libre, rotundo, de fuerza desmedida, que en el soneto, lírico, seductor, de una belleza cautivadora. El soneto contenido en este poemario titulado 'Antiguo Desnudo', es una de las más altas expresiones de la poesía, brillante, deslumbrador en su perfección y subyugante en su contenido. Este libro debería servir para que todo el mundo se acercase a la poesía emocionada e íntima de Joaquín Márquez, uno de los poetas más importantes de nuestra lengua.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios