'Okupas' invisibles en las casas de Tarifa

  • Varios vecinos están preocupados ante lo que califican como usurpación de sus viviendas durante su ausencia. Han llegado a consumir alimentos de las despensas

Paloma Baja es uno de los núcleos rurales no reconocidos que conforman el entresijo de asentamientos y núcleos de baja densidad poblacional de todo el término municipal de Tarifa.

El acceso a las casi medio centenar de viviendas que conforman el poblado tiene un acceso muy complicado pues se efectúa a través de una Batería de Costa del Ejército, por lo que acceder por tierra hasta las casas es ciertamente complejo.

Sin embargo, su cercanía con la playa, su propia localización a caballo entre las dunas de Valdevaqueros y el litoral que recorre la aldea tarifeña de Bolonia, facilitan desde la costa su acceso a personas a veces no deseadas por los inquilinos de las viviendas que allí se asientan. En las últimas semanas algunos de los vecinos del asentamiento rural han mostrado su preocupación porque varias de las viviendas allí localizadas han sufrido un número indeterminado de pequeños robos y destrozos.

Una vecina del lugar cuyo nombre no ha querido desvelar por cierto temor a cualquier tipo de represalias manifestó que "ha recibido la visita" de algunas personas que se han colado en su vivienda forzando la entrada y haciendo uso de los alimentos que guardaba en la despensa y le han desaparecido pequeños objetos.

Puertas forzadas y ventanas destrozadas han sido junto a los restos de un almuerzo o una merienda, los delatores de presencia humana ajena a los propietarios de las viviendas. Según la mujer, tiene "sospechas fundadas" de que los autores de estos robos podrían ser un grupo de personas que habitualmente pertenecen al asentamiento hippie que se concentra en la misma playa cercana a las viviendas.

Todo hace confirmar las sospechas de la mujer que, al volver de su ausencia, se ha encontrado como quienes han forzado su vivienda, no han tenido reparos y se han tomado todo su tiempo en prepararse un almuerzo con lo que han encontrado en la despensa y se han preparado hasta café.

"Estoy segura de que me tienen controlada, tanto a mí, como a otros vecinos para saber cuándo estamos o no en las viviendas y así poder entrar a las mismas", relata la mujer preocupada y también atemorizada y es que la vecina se muestra preocupada porque, a pesar de que reconoció que la intención apunta únicamente a apropiarse de alimentos, "nunca puedes saber cómo pueden reaccionar estas personas si son sorprendidas en el interior de la vivienda".

Los vecinos, que han denunciado los hechos ante los agentes de la Guardia Civil, han solicitado una mayor vigilancia policial en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios