La Defensión

Aires marciales en Capuchinos

  • La Hermandad de la Defensión disfruta de una magnífica estación de penitencia tras su cincuentenario cofradiero

La Junta de Gobierno de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Defensión, encabezada por José María Prieto, y el cortejo de nazarenos de la cofradía capuchina han vivido hoy una jornada memorable. Tras la celebración el pasado mes de octubre de los actos del Cincuentenario de la Hermandad, se esperaba con impaciencia la estación penitencial de este Martes Santo, que se ha celebrado con el carácter austero y penitencial que caracteriza a la Hermandad de Capuchinos.

Tras la solemne Misa y la ofrenda castrense de una corona de laurel realizada al Cristo de la Defensión esta mañana en el interior del templo de la calle Sevilla, esta tarde, el cortejo procesional, formado por 130 nazarenos, 30 más que el pasado año, iniciaba su estación penitencial puntual pasadas las seis de la tarde. Expectación contenida en los aledaños del convento cuando la arbórea Cruz de Guía encabezaba el cortejo hacia la cercana Carrera Oficial. Bajo los sones de la Banda de cornetas y tambores del Santísimo Cristo de la Caridad, iniciaba su estación penitencial el paso de misterio del único Cristo crucificado cuyos pies están clavados cruzados. Sobre un monte de lirios morados resaltaba la imponente talla con rasgos neoclásicos de José Esteve Bonet.

Durante todo el recorrido no han faltado las marchas dedicadas a los titulares de la Hermandad cartuja, vibrantes han sonado las notas de Cristo de la Defensión de Abel Moreno o la Reina y Señora de la O de Andrés Martos. Austero, marcial, dirigido con gran maestría por el capataz Francisco Javier Franco Nero, la cuadrilla de 33 costaleros ha completado su estación penitencial que les ha llevado de recogida a su templo pasadas las once de la noche.

Tras el Cristo de la Defensión ha procesionado la bella imagen de María Santísima de la O, con sus facciones de honda tristeza resaltando en su palio exornado primorosamente con pequeñas y delicadas rosas. La Banda de Música Nuestra Señora de Las Angustias de Sanlúcar la Mayor ha sido la encargada de ofrecer el acompañamiento música a este paso que ha estado dirigido por Manuel Jesús Elena Hernández.

Como novedad se han podido ver los faldones en damasco morado del paso de misterio, que ya estrenara la Hermandad en la salida extraordinaria del pasado 27 de octubre con motivo de los actos conmemorativos del Cincuentenario de la cofradía así como un nuevo estandarte bordado por Ildefonso Jiménez con mástil de orfebrería de Jesús Domínguez, donado por los hermanos fundadores; dos servidores de hierro forjado al lado del Simpecado y un juego de Dalmáticas. De regreso a su templo, la Hermandad ha protagonizado hermosas estampas en plaza Peones, en Tornería o en la calle Gaitán.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios