Inspección a la Carrera Oficial por la Unión de Hermandades

  • A primera hora de ayer se reunieron los hermanos mayores, la alcaldesa y el obispo en un desayuno que dio paso a la visita para comprobar el final del montaje

El presidente del Consejo, Pedro Pérez, lo llamó el 'desayuno de vísperas' y pretende mantenerlo todos los años en el Sábado de Pasión para que sirva como acto de convivencia entre los hermanos mayores y las autoridades locales y eclesiásticas antes del inicio de la Semana Santa. También tiene como objetivo realizar la revisión final del montaje de las estructuras en la Carrera Oficial. Así fue. Pasadas las nueve y media de la mañana el salón de plenos de la sede de la calle Curtidores estaba lleno por los dirigentes cofrades y con una presidencia ocupada por la alcaldesa, María José García-Pelayo, el obispo, José Mazuelos y el presidente de la Unión de Hermandades. Primero habló la alcaldesa, que transmitió a los hermanos mayores su deseo de que la Semana Santa se desarrolle con toda normalidad y lucimiento: "es una semana importante para la ciudad, tanto en lo espiritual como en lo económico. Desde el Ayuntamiento hemos puesto todos nuestros medios a favor de este acontecimiento y agradezco a las hermandades el esfuerzo hecho para mantener este año la Semana Santa como el sobresaliente evento que es, y estoy convencida que con el trabajo de todos seguiremos situándola como la mejor del mundo", dijo. Seguidamente tomó la palabra Pedro Pérez para destacar la importancia de lo que las hermandades ponen en las calles "pero más importante es el espíritu porque cuando un paso pasa ante la gente se arranca un sentimiento y una emoción que permanece incluso cuando cerramos la salida procesional. Esta es la importancia que tiene hacer estación de penitencia a nuestra forma y manera porque insisto en que lo material pasará y lo espiritual y sentimental quedará". Deseó lo mejor a los hermanos mayores y deseó que la mala climatología sea pasajera manifestando a todos que "el Consejo está a vuestro servicio y esto quiero que quede absolutamente claro. Hagáis lo que hagáis y toméis la decisión que creáis mejor, aquí estará el Consejo para ayudaros, se acierte o se falle". Cerró su intervención aclarando quién manda en los pasos de peatones, pidiendo colaboración con los vigilantes, que serán estos los que arbitren la apertura y cierre de los mismos. Monseñor Mazuelos expresó su alegría por poder compartir un rato con los hermanos mayores "cuando estamos con las cofradías en puertas de salir a la calle". Hizo un paralelismo entre mirar al cielo por el tiempo y "lo que hacen las hermandades invitando a la gente a mirar al cielo más allá de los objetivos que nos trazamos y lo que vivimos en la vida terrena. Las hermandades tenemos que invitar a todos a mirar arriba para hacerles saber que no estamos solos". Pidió fijarse más en el cielo, a empujar todos a la vez para crear una sociedad solidaria, más justa y caritativa.

Después del acto formal hubo café, buñuelos y torrijas para comenzar el paseo por la Carrera Oficial, sin el obispo y la alcaldesa, pero con una insistente lluvia. Los operarios daban los últimos retoques, especialmente a la tribunal presidencial del Arenal, que es la que creó Lete en 2003, y de la que, por cierto, no se encuentra el artístico techo que tenía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios