La lluvia obliga a hacer el Via Crucis de las cofradías en El Carmen

  • El mal tiempo provoca la suspensión del traslado a la Catedral de La Lanzada y el posterior desarrollo del acto en ese templo

Comentarios 8

A la hora en la que tendría que haberse iniciado el traslado a la Catedral del Cristo de la Lanzada, la lluvia era la protagonista de una tarde casi noche, circunstancia que obligó a suspender la salida por razones más que evidentes. El Consejo junto con la hermandad, se dieron de plazo hasta las ocho de la tarde e incluso se varió el recorrido previsto para hacerlo más corto. Pero la evidencia del mal fue suficiente pera decidir que el Via Crucis se celebrara en la basílica con las modificaciones que inevitablemente impuso el espacio del templo carmelita. El pesar de la cofradía era palpable por ver echado por tierra las muchas semanas de esmerada preparación para esta cita. No obstante, lo fundamental era el acto en sí mismo y así se desarrolló, con lleno en la basílica y con las obligadas estrecheces; con el Crucificado solemnemente situado en la cabecera de la iglesia y con la ausencia de las cruces de guía que señalaban las estaciones pero con el recogimiento que merece esta convocatoria. Los lectores fueron los mismos previstos mientras que una sublime música coral de la capilla catedralicia se imponía con la fuerza de unas interpretaciones que fueron acordes con el acto penitencial. Así fue el condicionado Via Crucis de esta Cuaresma en la que la lluvia, para lo cofrade, volvió por sus fueros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios