Una tarde con añoranza de Diego

  • La restauración de las caídas del palio de Las Misericordias fue todo un acierto ya que ha ganado en proporcionalidad

Comentarios 3

En la mente de todos los hermanos estuvo la figura de Diego Conde, que ha sido una gran pérdida para esta cofradía y para la ciudad por sus jerezanísimas formas. Se da la circunstancia de que ya se habían repartido los sitios en la cofradía cuando Diego falleció y han respetado el suyo, que durante más de 5 décadas fue director de cofradía, un bonito gesto que no sorprende procediendo de los nazarenos del Consuelo. El barrio de Santiago rebosó fe y devoción para recibir en la calle a la primera de las cofradías de la Semana Santa que tienen allí su sede. Un río de nazarenos de blanca penitencia inundó los aledaños de la Merced anunciando un año más que era el Domingo de Ramos en esta collación flamenca. Con puntualidad se abrieron las puertas de la basílica de La Patrona y la cruz de guía puso en aviso al público congregado de que la hermandad estaba a punto de salir. Estrenaron la restauración de las caídas del palio que se han alargado en los talleres de  Ildefonso Jiménez. Un arreglo muy acertado ya que el palio ha ganado en belleza y, sobre todo, en proporcionalidad.  La Dolorosa de Sebastián Santos recibió piropos de sus devotos desde su sede canónica perfumada de pregón y el palio de Seco Velasco fue acunando la nana que le cantó a la Virgen una hermana desde el balcón del cielo. Bajo los sones de la Banda de Cornetas y Tambores y la Agrupación Musical Zoilo Ruiz Mateos, el cortejo fue avanzando a lo largo de su recorrido. De esta manera, después de muchos años de ausencia, Jerez se reencuentra con una banda de antaño. Su hermano mayor, Francisco González, estaba pletórico porque acaba de recibir el escudo de oro y brillantes después de 17 años de  duro trabajo, fidelidad y dedicación .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios