El Ayuntamiento denuncia al promotor de la fiesta en el Madrid Arena por el exceso de aforo

  • La Policía apunta en su informe que el aforo del recinto "estaba sobradamente sobrepasado", aunque no especifica el número de asistentes porque, de momento, es "imposible de determinar".

Comentarios 1

El Ayuntamiento de Madrid denunciará al promotor de la macrofiesta del Madrid Arena, Diviertt, en la que murieron cuatro chicas, después de que la Policía haya confirmado que el aforo "estaba sobradamente sobrepasado", mientras que la empresa ha responsabilizado al consistorio de la seguridad del evento.

Este cruce de denuncias se produce después de que el atestado policial sobre la avalancha ocurrida en la madrugada del pasado jueves, remitido al juez instructor, constatara el exceso de aforo, si bien no concreta el número de asistentes porque, de momento, es "imposible de determinar". La única cifra sobre la asistencia a la macrofiesta Thriller Music Park que aparece en el atestado, según han indicado fuentes policiales, es la que aportó el promotor de la fiesta, que ha declarado a los investigadores que vendió 9.600 entradas.

Horas después de conocer el contenido del atestado, el Ayuntamiento, por boca de su vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, ha anunciado que la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, propietaria del pabellón, va a presentar "las correspondientes acciones legales" contra el promotor del concierto. Y lo hará, ha dicho, por "haber mentido en los datos inicialmente facilitados sobre el número de entradas vendidas y el aforo real".

Mientras, Diviertt ha remitido un comunicado en el que ha afirmado que no tenía "autoridad alguna" en la seguridad, ya que ésta competía a la empresa Seguriber, contratada por la propietaria del recinto, es decir, el Ayuntamiento. Diviertt, que quiere responder así a las informaciones "inexactas" y "especulativas" sobre su responsabilidad en la avalancha, ha defendido a su propietario, Miguel Ángel Flores, del que ha destacado su "amplísima experiencia" en la organización de este tipo de eventos. Además, ha negado las cifras de aforo que se han manejado en algunos medios, pero no aporta datos sobre las entradas que se vendieron, si bien está realizando "las debidas comprobaciones" para determinar si hubo irregularidades en la venta.

Según Diviertt, el pabellón es una instalación municipal y "en consecuencia, es responsabilidad del Ayuntamiento garantizar que el recinto reúne las condiciones técnicas y de seguridad necesarias para celebrar el evento". También ha subrayado que la Delegación del Gobierno, los técnicos de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, y la compañía de seguridad Seguriber inspeccionaron el recinto, conforme al protocolo exigido.

Diviertt insiste en que "la seguridad integral" (exterior e interior) correspondía Seguriber, que tenía la competencia "exclusiva y excluyente" en materia de seguridad en el Madrid Arena, en virtud del contrato firmado con Madrid Espacios y Congresos. Seguriber asignó 38 vigilantes, sobre los que Diviertt "no tenía potestad ni autoridad alguna. "Sólo estos profesionales, con carné de vigilantes de seguridad, podían ejercer la función de organizar, vigilar y controlar" los accesos al recinto, de supervisar las cámaras de seguridad y de dar aviso ante cualquier incidencia, ha dicho la promotora.

Ha detallado asimismo que Seguriber destinó a seis personas a garantizar el orden en el interior del pabellón. Pese a ello, Diviertt adoptó "a voluntad propia" la decisión de contratar un total de 63 "controladores" de la empresa Kontrol 34, cuyas funciones se limitaban a recibir a los asistentes en el recinto, guiar su acceso, ojear el desarrollo de la fiesta y avisar a los responsables de seguridad en caso de problemas.

Por otro lado, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha informado de algunos datos del atestado policial. "Instantes antes de producirse el fatal desenlace, un número indeterminado, pero muy importante de personas, que se encontraba haciendo botellón, saltándose los tornos y sin ningún título de entrada, tomó al asalto el recinto coincidiendo con el inicio de la actuación del DJ estrella de la velada", Steve Aoki, indica la Policía en su informe.

Sobre él ha hablado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ha confirmado que el atestado no habla de cifras, aunque no ha querido ir más allá. Pero sí ha aprovechado para lamentar lo sucedido. "Todos lamentamos una tragedia de estas características en la que han muerto cuatro chicas. Es evidente que conviene aclarar lo sucedido por el bien de todos y por eso está actuando la Policía y la autoridad judicial", ha dicho.

El juez que investiga el caso, Eduardo López Palop, llevará cabo la próxima semana una inspección ocular del Madrid Arena acompañado por el Ministerio Fiscal, las fuerzas de seguridad y tres policías jóvenes que, libres de servicio, se encontraban la noche de la fiesta en el interior del recinto y fueron testigos directos de lo sucedido. Ya se han presentado varios ciudadanos en el Juzgado para personarse como perjudicados, por lo que el magistrado ha pedido que quienes se consideren víctimas acrediten algún título que justifique su presencia en el interior del recinto para evitar la picaresca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios