Los padres de Madeleine difunden un retrato robot de su secuestrador

  • El bosquejo se basa en el testimonio de una veraneante inglesa, que habría visto al sospechoso en Portugal · La familia de Maddie ha entregado el boceto a Interpol y a las policías lusa y británica

El periódico británico News of the world publicaba ayer en su portada a toda plana el primer bosquejo del que, según declaraciones de testigos cualificados, podría ser el secuestrador de Madeleine McCann, la niña británica de cuatro años de edad desaparecida el pasado día 3 de mayo en el Sur de Portugal.

El dibujo, elaborado en carboncillo por una especialista formada en el FBI norteamericano, muestra a un hombre de aspecto siniestro y rostro delgado. Además, el sospechoso llevaría el pelo largo y tendría mostacho, cejas espesas y grandes dientes.

En una rueda de prensa, el portavoz de la familia McCann, Clarence Mitchell, pidió la colaboración ciudadana para localizar al sospechoso.

"¿Quién es? ¿Dónde está? ¿Cuál es su relación, si la tiene, con la desaparición de Madeleine?", preguntó.

El retrato se basa en el testimonio de una veraneante inglesa en Praia de Luz, Gail Cooper, que, según el rotativo británico que publicaba ayer el bosquejo, fue ignorado en su día por la Policía portuguesa durante el curso de las investigaciones por encontrar a la pequeña desaparecida.

Cooper, de 50 años, se alojaba en una casa de veraneo ubicada a unos 600 metros de distancia del apartamento ocupado por la familia McCann. Según su testimonio, en varias ocasiones durante su estancia en la zona vio a un hombre que le pareció, en principio, sospechoso.

La descripción de la veraneante parece coincidir con la dada por Jane Tanner, una amiga de los padres de Madeleine que dijo haber visto a un hombre cargando a una niña en pijama rosa la noche en que Madeleine desapareció, escena hipotética sobre la que también se difundión una recreación gráfica orientativa.

Cooper dijo haberse encontrado con el sospechoso, que describe como de 38 a 45 años y origen norteafricano, hasta tres veces en el núcleo de veraneo de la costa portuguesa.

El pasado 20 de abril, cuando comía en un restaurante, lo vio deambulando por la playa bajo una lluvia torrencial; ese mismo día lo volvió a ver, cuando el hombre llamó, precisamente, a su puerta, pidiendo dinero para un orfanato, que después se comprobó que no existe.

Dos días después, según el testimonio de Gail Cooper, el sospechoso estaba en la playa mirando a un grupo de niños que hacía actividades infantiles.

El rotativo News of the world investigó la historia de Cooper y pasó los detalles obtenidos a la agencia de detectives contratada por los McCann, Método 3, con sede en Barcelona, que a continuación encargó el bosquejo a la artista especializada Melissa Little. La agencia de detectives siempre ha mantenido que la niña está viva, en contra del planteamiento de otras líneas de investigación, que consideran que lo más probable es que Madeleine muriese poco tiempo después de haberse denunciado su desaparición. En cambio, para Método 3, Maddie vive; incluso, la agencia de detectives barcelonesa anunció a mediados del pasado mes de diciembre que la pequeña desaparecida en la costa lusa podría celebrar la Navidad con sus padres y sus hermanos. Desafortunadamente, el vaticinio de los detectives no llegó a cumplirse.

El boceto del sospechoso, que fue descrito ayer por el portavoz de la familia McCann como un "sensacional avance" en la investigación para encontrar a la pequeña Madeleine, se ha distribuido ya a la Interpol y a las policías británica y portuguesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios