Pablo Rivero. toni en 'Cuéntame cómo pasó' (LA 1)

"Ahora hay más color en las tramas para el público joven"

  • El actor ha vuelto esta temporada tras un paréntesis

  • Dice que echará de menos de Echanove sus "charlas" fuera de cámara

"Ahora hay más color en las tramas para el público joven" "Ahora hay más color en las tramas para el público joven"

"Ahora hay más color en las tramas para el público joven"

Después de 30 semanas y 145 jornadas de rodaje, que comenzaron a finales del pasado mes de agosto en Bruselas, Cuéntame cómo pasó acaba de concluir la grabación de su temporada número 18, aunque su emisión continuará aún varias semanas más. Además, la siguiente entrega, la 19, está prevista que empiece a grabarse tras el verano, por lo que aún queda Cuéntame... para rato. En el mes de marzo fue la serie más vista de La 1, con una media de más 3,3 millones de espectadores y 19,4% de share, según datos de Kantar Media. En los próximos capítulos, después de Semana Santa, se verá el trabajo de actores como Víctor Clavijo, Gemma Cuervo, Clara Sanchís o Félix Pons. Esta temporada también ha supuesto el regreso a la ficción de Pablo Rivero, el hijo mayor de los Alcántara, tras un paréntesis en que su personaje estuvo viviendo en Londres.

-Háblemos de Cuéntame... ¡Su vuelta ha sido muy comentada!

-Los guionistas dejaron una puerta abierta desde mi marcha. Era algo muy significativo porque un personaje en Londres puede regresar en cualquier momento, como así ha sido. Si en algún momento dije que mi marcha era definitiva era porque mi personaje, que ha vivido muchas situaciones extremas, podía morir allí en un atentado. Llevaba tres temporadas muy perseguido. Por eso, una de las cosas que me animó era que mi vuelta no suponía nada extraño.

-¿Por qué volvió?

-Porque la trama que me propusieron era muy interesante. Hacer de periodista en Torrespeña me parece muy divertido. Además, Joaquín Oristrell le ha dado mucha frescura y eso me ha animado mucho. Me ha trasmitido entusiasmo.

-¿Ha sido una vuelta con condicionantes?

-Para nada. Todo lo contrario, me ofrecieron muchas opciones y yo lo dejé claro: 'Si vuelvo, ¡vuelvo!'.

-¿Y qué le va a pasar a Toni en los próximos capítulos?

-La primera parte ha tratado sobre su vuelta de Londres y ha planteado la relación con Deborah, su novia, y el conflicto de que sea judía. Ahora que aparece su ex, Juana, con el niño, surge otro conflicto que apunta sobre todo para la siguiente temporada. Y avanzo que en las próximas dos semanas habrá un rollo periodístico muy interesante. Y el final de temporada es muy familiar.

-La trama le sitúa en una redacción de TVE. ¿Quienes son sus referentes periodísticos televisivos?

-Paco Lobatón, posiblemente. Es un tipo agradable y educado que trataba temas muy turbios.

-¿Qué es lo que más le ha llamado la atención del Periodismo de los años 80?

-¡Muchas cosas! Ellos mismos se vestían y lo desarrollaban todo. Y sobre todo que los presentadores no leían las noticias con teleprompter, por lo que tenían que aprenderse los textos de memoria. ¡Y yo he tenido que hacer lo mismo en la serie!

-¿Es un fiel reflejo de la realidad?

-Tal cual. La semana pasada que hablé del referéndum de la OTAN di todas las conexiones como lo hacían hace 30 años. Tengo un pequeño papel a mi lado, pero lo memorizo todo. Incluso hay algo de improvisación.

-Usted empezó Periodismo pero no acabó la carrera.

-A mí lo que más me ha gustado de siempre es la interpretación, pero también escribir. Por eso entré en Periodismo, pensando que estaba más relacionado con la técnica literaria y los guiones, pero no era así. Por eso lo dejé en el segundo año de carrera. La que sí he terminado es Comunicación Audiovisual.

-¿Cómo ha vivido la marcha de Juan Echanove?

-Como compañero me da mucha pena porque llevaba muchos años en la serie. Pero lo cierto es que no teníamos muchas secuencias juntos. Nuestra relación era más fuera de plano. Yo lo que voy a echar de menos es sus conversaciones y charlas en maquillaje, porque es una persona muy vitalista.

-Dicen los guionistas que quieren centrase en tramas más jóvenes.

-Tal vez haya algo de cierto en eso. Hubo unos años en los que se olvidó al publico más joven y era todo más gris. Ahora hay algo más de color en las tramas.

-Esta temporada 18 está ambientada en el año 1985, usted entonces ya tenía cinco años. ¿Qué recuerda de esa época?

-Recuerdo el Un, dos, tres, a Rosa María Mateo… Y jugar con Naranjito, aunque era de unos años antes (risas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios