La Alhambra intenta recabar apoyos para expulsar a los okupas de su entorno

  • El patronato muestra su preocupación por este asentamiento en la colina del conjunto monumental que ya fue denunciado

El Patronato de la Alhambra y el Generalife buscarán el apoyo de todas las instituciones para buscar solución a las cuevas de la zona conocida como Sabika ocupadas de forma ilegal. Según fuentes del conjunto monumental el Patronato "está evaluando la situación para determinar las actuaciones legales que procedan". En este sentido, las mismas fuentes precisaron que "la situación nos preocupa y vamos a trabajar de la manera más diligente en un asunto que es complejo porque la mayor parte de los asentamientos están fuera de nuestra propiedad".

El pasado lunes, el vicepresidente de la asociación de vecinos del Sacromonte, Francisco Ballesteros, denunció la proliferación de nuevos asentamientos ilegales en la colina de la Alhambra. Ballesteros explicó que numerosos okupas se habían mudado progresivamente a la cara norte de la Sabika, la colina donde se ubica la Alhambra y por donde también transcurre el camino de la Fuente del Avellano muy transitado pese a las precarias condiciones que presenta.

Es en esta zona especialmente abandonada, donde numerosas personas han montado su tienda de campaña o han desenterrado estas cuevas, que tienen más de 50 años de antigüedad, para vivir en ellas. Esto provoca situaciones de inseguridad para los vecinos y para el propio monte ya que, al caer la noche muchos de estos moradores no dudan en encender hogueras para calentarse con el consiguiente peligro que eso conlleva para la colina, que ya echó a arder hace dos años. Así, tanto el vicepresidente de la asociación de vecinos el Sacromonte como el presidente del mismo ente en el Albaicín reclamaron una solución para estos asentamientos. Una solución a la que también se suma ahora el Patronato de la Alhambra y el Generalife, que ha transmitido que hablará con todas las administraciones para emprender las acciones conjuntamente y además,para transmitirles que "nuestra inquietud ante esta situación", destacan.

Habrá que ver la respuesta de las administraciones restantes pero cabe destacar que estos asentamientos del Sacromonte no comprenden las únicas cuevas que arrastran polémica en Granada. En el Cerro de San Miguel, en lo más alto del Albaicín, ya se ha intentado expulsar en numerosas ocasiones a los moradores de las cuevas que habitan desde hace años. No obstante, ni una de estas actuaciones culminó con éxito. En el último intento de expulsión se generaron incluso distintas discrepancias entre el Ayuntamiento de Granada, que deseaba expulsar a los moradores sin buscar otra alternativa habitacional, y la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios