Chaves pedirá a las cajas que normalicen el crédito tras haberlas "ayudado"

  • El Gobierno andaluz perfila la orden para la línea de avales por 1.500 millones a la banca para pymes y quienes compren VPO · Acusa al PP de tener una "agenda oculta" basada en recortes sociales

Comentarios 1

El presidente andaluz, Manuel Chaves, quiere liberar al tejido empresarial andaluz y a las familias de la falta de liquidez que les asfixia. El primer paso ya lo dio en la cumbre con cajas y empresarios del pasado mes de octubre, y el segundo lo dará este jueves. En esta ocasión reunirá sólo a los presidentes de las cinco cajas de ahorro andaluzas y volverá a pedirles lo mismo: su "contribución decidida" a la normalización el crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las economías domésticas. Una exigencia sostenida en la teoría de la contraprestación: "Hemos apoyado a las entidades por responsabilidad, para garantizar los ahorros de los ciudadanos, su solvencia, para que funcione la economía, y eso se debe corresponder con su esfuerzo", argumentó ayer, durante el Comité Director del PSOE-A.

Pero mientras el Gobierno central ya ha dado luz verde a 100.000 millones para la banca para respaldar su deuda, una de las principales operaciones de rescate al sector financiero aprobada por el Ejecutivo andaluz (Consejo de Gobierno celebrado en Almería en junio del pasado año) aún no es efectiva. Aunque no acumula retraso alguno, por estar sujeta a la aprobación y entraba en vigor de la Ley de Presupuestos autonómicos de 2009, todavía no está lista la orden por la que se destinarán 1.500 millones a la línea de avales a títulos de renta fija emitidos por fondos de titularización de activos sobre préstamos a pymes y familias para la adquisición de VPO. Es decir, la Junta inyectará ese dinero a las cajas y bancos que, a su vez, deben reinvertir esa liquidez para financiar pymes y vivienda protegida.

Según confirmaron fuentes de la Consejería de Economía, la orden -recogerá las características de este tipo de avales, que son definidas por las consejerías de Innovación y Vivienda- es hoy por hoy un borrador, y acaba de remitirse al Consejo Consultivo para su aprobación en breve en el Consejo de Gobierno.

Aparte de la reunión con las cinco cajas andaluzas -por las que IU preguntará al Gobierno autonómico en el próximo Pleno en el Parlamento y pedirá la comparecencia de los presidentes de las entidades-, Chaves también completó ayer ante su partido la que será su agenda más inmediata. Impulsará el VII Acuerdo de Concertación Social, para lo que convocará en los próximos días a los empresarios y los sindicatos, desde la perspectiva de que es un "instrumento conveniente y eficaz" en estos momentos, y buscará "puntos de encuentro" con PP e IU, a los que esperó respondan con "espíritu constructivo".

Esta oferta de "diálogo", que defendió que el PSOE mantendrá hasta la "extenuación", lo enmarcó en el necesario "liderazgo" que debe mantener su partido y, para ejercerlo, conminó a sus compañeros de partido a hacer "el mayor esfuerzo personal y colectivo" y , sobre todo, "eliminar el miedo" para así poder generar "confianza" a una ciudadanía de la que deben estar más cerca que nunca.

A esta propuesta, a la que añadió la larga lista de medidas activadas en los últimos meses contra la crisis -como los 1.000 millones para licitación de obra pública que, por error, dijo que se aprobarán hoy en Consejo de Gobierno, y que en realidad se han elevado a la Comisión Delegada de Obras Públicas para su aprobación definitiva más adelante-, quiso contraponer el efecto del mensaje "apocalíptico" del PP. Un partido al que acusó de tener una "agenda oculta" de recetas anticrisis que van más allá de recorte del gasto en publicidad y de altos cargos, y que abarcan recortes sociales, congelaciones de salarios y pensiones, más flexibilidad laboral y el abaratamiento del despido.

Esta "solución" de los populares la resumió en la política practicada en su etapa al frente del Gobierno de la nación y que atendía al principio de "menos Estado del Bienestar".

Con esta arenga, Chaves quiso movilizar a un partido que si bien no va a coger pancarta alguna, sí va a tener que hacer frente a las que lidere la oposición, sobre todo, su principal rival, el PP, al que así quiso desacreditar ante la movilización contra el paro que liderará el próximo 15 de febrero en Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios