La Junta aboga por un cese ordenado de los vertidos de Fertiberia

  • Griñán dice que se garantizarán los derechos de los trabajadores

Comentarios 2

La Junta y el PSOE dio ayer todas las garantías de que los vertidos de las empresas Fertiberia y Foret a las marismas de Mendaña tienen los días contados y, por tanto, de que las pirámides de fosfoyesos que se levantan en la zona no van a seguir aumentando en tamaño. El aval en voz alta, tanto de la dirección socialista de Huelva como de la propia Junta, por boca del vicepresidente segundo del Gobierno andaluz y consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, se produce dos días después de conocerse que el departamento de Costas ya ha instado a Fertiberia al cese efectivo de los vertidos bajo la advertencia de que, en caso de no cumplir - tiene un plazo de dos meses para presentar un plan de regeneración ambiental de la zona-, será la propia Administración la que lo lleve a efecto.

Desde el PSOE aseguran el fin de los vertidos pero, de momento, dejan en blanco la hoja de ruta que se seguirá salvo señalar que, el proceso se hará de forma "ordenada y progresiva".

En un acto público en la Universidad onubense, Griñán subrayó la importancia hacer conciliar el cese de los vertidos con la conservación de los recursos medioambientales y del empleo, criterios que, dijo, se constituyen como "la hoja de ruta que vamos a mantener", de la que no dio más detalle.

Con más contundencia en sus palabras pero con los mismos escasos detalles sobre el proceso a seguir, el secretario general del PSOE de Huelva, Mario Jiménez, aseguró que "las balsas de fosfoyesos van a dejar de recibir vertidos y se van a clausurar", al tiempo que incidió en que para llegar a ese momento "no hay porqué provocar una situación insostenible para el empleo". Jiménez se dirigió a los trabajadores de Fertiberia para hacerle llegar el respaldo de su partido y certificar que "se hará de forma ordenada" y con todas las garantías para sus derechos.

Jiménez envió igualmente el respaldo del PSOE a los onubenses que durante años reclamaron el cese de los vertidos. "O se hace con tiempo, garantizando el fin último y sin efectos traumáticos, o no se hace", por lo que, según dijo, el cese escalonado tiene que ir acompañado del empleo para los trabajadores y de la regeneración ambiental de las marismas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios