El cabecilla de los 'barring kings'

  • Sus amigos subrayan que su carácter cambió hace un año al unirse a otra pandilla del pueblo

Comentarios 18

Era el cabecilla de los barring kings. El vaca, como sus amigos le apodaban en la banda, una de las más conflictivas de Arriate. El menor de 17 años -en diciembre cumplirá los 18- detenido ayer por su supuesta implicación en la muerte de María Esther Jiménez Villegas trabajaba desde hacía unos meses junto a su padre en la construcción. Cuando abandonó los estudios comenzó a granjearse las primeras animadversiones de sus anteriores amigos. "Yo lo conocía muy bien. Me llevaba muy bien con él, pero todo cambió hace un año. Comenzó a moverse en otro tipo de ambientes y fue ahí cuando su carácter cambió", aseguraba un amigo suyo de la infancia. Corpulento y uno de los menores fichados por la Policía Local, el detenido, que tiene dos hermanas, una melliza con él y la otra más pequeña, cuenta con un largo historial de actos punibles.

El joven detenido había solicitado en numerosas ocasiones justicia por el crimen. El miércoles no dudó en aparecer en un programa especial de Cuatro. "Ojalá lo pillen. Así estaremos más tranquilos", llegó a asegurar. Sus amigos de la pandilla se había convertido en personajes mediáticos para las televisiones nacionales. Se llegaban a hacer fotos con los presentadores y no dudaban en contestar a las preguntas de los periodistas. Hasta ayer, que prefirieron mantenerse en un segundo plano y no responder a los preguntas de los periodistas.

Muchos de los vecinos de la localidad serrana e incluso de otros municipios cercanos se trasladaron en la mañana de ayer hasta la calle donde se estaba realizando el registro y la detención del menor y se mostraron entre conmocionados y aliviados, indicando que el joven, al que describieron como corpulento, "era de una familia normal". Asimismo, manifestaron que "no hubieran querido que fuera alguien de aquí porque es un pueblo tranquilo". El arrestado estuvo trabajando hasta el miércoles. "Esta mañana [por ayer] lo he visto junto a su padre. A esa hora se metieron en la casa. Ya no salieron más. Luego, la Guardia Civil tomó la calle".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios