La inmoralidad fructífera

'La ética de la crueldad'. José Ovejero. Anagrama. Barcelona, 2012. 200 páginas. 16,90 euros.

Manuel Gregorio González | Actualizado 30.05.2012 - 21:31
Share
Con La ética de la crueldad, reciente Premio Anagrama de Ensayo, José Ovejero atiende, por un lado, al viejo mandato de Foucault, que representa al individuo cautivo en una malla de coerciones de todo orden. De otra parte, Ovejero supone en los escritores crueles, en la escritura de la crueldad, un componente ético, moral, reprobatorio, donde la violencia ejerce su función catártica, una vis incriminatoria, sobre un lector sobrecogido y culposo. Ahora bien, si lo primero parece fuera de toda duda (el hombre es un animal convencional y un ente reglamentado), no parece tan claro lo segundo. Y es ahí, en la posibilidad de adivinar al moralista tras el escritor, donde estas páginas quizá puedan resultar más discutibles, y en consecuencia, más polémicas y fructíferas.

La ética de la crueldad comienza por asimilar el exceso a la crueldad, acudiendo tanto a la vasta tradición española, del Lazarillo a Cela, como a otros célebres ejemplos del país vecino: Rabelais, Sade y el Georges Bataille de la Historia del ojo. Falta, indudablemente, el Gillaume Apollinaire de Las once mil vergas; también podríamos aducir que en Sade, sobre el exceso, prima la economía, la precisión y un orden escenográfico del Mal. Aparte esto, la tesis de Ovejero resulta clara: la literatura cruel responde, en primer término, al principio pantagruélico, carnavalesco, medieval (véase Bajtin), de la remoción del mundo y su expresión más viva e indecorosa. Si esto es un impulso moral, como sostiene en el libro, o responde a una propensión de la especie humana, es algo que no se aclara en estas páginas. Sí se elucidan, en cualquier caso, los mecanismos con que el hombre se protege de una realidad tan injuriosa como inhóspita. En la lucha contra esos mecanismos reside la ética de la cruedad, según Ovejero. Los ejemplos que aporta: Onetti, McCarthy, Canetti, Bataille, Jelinek y Martín-Santos, pueden mover a asombro en algún caso. Y quizá sea eso, esta crueldad inesperada de Onetti y Martín-Santos, lo mejor del libro.
0 comentarios
Para poder comentar debes estar registrado
¿Ya tienes cuenta?Introduce tus datos

Formulario de registro

El registro se ha completado con éxito. Recibirá los datos de acceso en su correo electrónico

Edgar Allan Poe, un autor inacabable.

Pie de foto

Elemental, monsieur Dupin

La editorial Akal reúne en un único volumen los relatos escritos por Edgar Allan Poe con Auguste Dupin como protagonista. Se pueden leer sus libros, pero nunca agotar su obra.

De izquierda a derecha, Santiago Muñoz Machado, Víctor García de la Concha, Darío Villanueva, Jaume Giró y Soledad Puértolas, durante la presentación de la nueva edición. / EFE

Pie de foto

Un Quijote "monumental"

La RAE publica en dos volúmenes una nueva edición comentada de la obra de Cervantes en la que han participado casi un centenar de especialistas y escritores.

Javier Márquez Sánchez. Escritor

Javier Márquez Sánchez aparca a Eddie Bennett, protagonista de sus dos libros anteriores, en esta novela. / Cesco Rodríguez

Pie de foto

"La gente que lleva la vida al extremo es la que hace las obras más auténticas"

El narrador se inspira en la figura de Sam Peckinpah y otros artistas malditos para 'La balada de Sam', una historia sobre las raíces y la creación que es también un canto de amor al cine.

Edmundo Díaz Conde recibió de manos de Antonio Muñoz, nuevo responsable de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, el XLVII Premio Ateneo.. / Juan Carlos Muñoz

Pie de foto

Edmundo Díaz Conde, Premio Ateneo con una novela "de crímenes y besos"

El gallego afincado en Sevilla plantea en 'El hombre que amó a Eve Paradise' una intriga ambientada en el Chicago de los años 20 sobre una actriz "con debilidad por los chicos jóvenes".

Leonardo Padura, durante una visita a Sevilla el pasado 2013. / Antonio Pizarro

Pie de foto

La literatura ética de Leonardo Padura logra el Princesa de Asturias

El escritor cubano de mayor proyección internacional aplica su mirada crítica al país del que nunca se fue.

El escritor Andrés Trapiello, en una imagen de archivo. / EFE

Pie de foto

El Quijote según Andrés Trapiello

El escritor publica su adaptación al español actual del texto clásico de Cervantes.