El Barça golea con un Messi inspirado

  • Los azulgrana pasan por encima de un mal Sevilla

El Barcelona venció al Sevilla en un partido resuelto en la primera parte por la inspiración de Messi y las enormes facilidades concedidas por los de Jorge Sampaoli. Fue el mejor Barça ante el peor equipo sevillista. La diferencia de tres goles al descanso habló de lo que ocurrió en 45 minutos en el que el cuadro azulgrana zarandeó a su rival como un trapo, casi hasta el extremo de ridiculizarlo. El choque comenzó con un tremendo disparo al palo de Messi, su primer aviso. Luego llegó un mano a mano desperdiciado por N'Zonzi en lo que fue el principio del fin para el Sevilla. Porque en ocho minutos dejaría el Barça resuelto el partido.

La fiesta azulgrana comenzó a los 25 minutos con una mala defensa de Mercado que contó con el espectacular gol de Luis Suárez gracias a un poderoso remate de espaldas. Y dos minutos después el conjunto azulgrana amplió la cuenta en una acción que comenzó con una absurda pérdida de balón de Correa y que acabó en gol final de Messi.

Para entonces el Sevilla era un desastre, un equipo larguísimo que planteó un partido a medida del Barcelona. Por su parte, el conjunto de la Ciudad Condal fue un huracán, gustoso de divertirse con la oferta de su rival. Messi hizo su segundo tanto con una asistencia involuntaria de Nico Pareja a los 33 minutos. El argentino sumó así su vigésimo tanto en la presente edición de la Liga y confirmó que el Sevilla es una víctima favorita, pues le ha hecho 29 tantos en 30 encuentros. Lo que siguió después fue un entrenamiento con público del Barcelona ante un Sevilla desorientado. La diferencia de tres goles pareció hasta pequeña al descanso.

La segunda parte sobró porque el Barça decidió no pelear. Ya lo había hecho todo y guardó fuerzas para partidos venideros. Ante esta perspectiva, los de Nervión aprovecharon la ocasión para maquillar algo su imagen. Así, Ter Stegen tuvo que intervenir ante sendos disparos de Sarabia que fueron las ocasiones más claras de la segunda parte. Tan fácil era el encuentro que Luis Suárez se marchó a los 65 minutos para descansar.

El choque se marchó sin mayores sobresaltos y con un Barcelona satisfecho. Todo lo contrario que un Sevilla en caída libre y con peores sensaciones cada día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios