Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

fútbol internacional

El PSG y el 'fair play'

El Paris Saint-Germain está dispuesto a romper el mercado este verano. Tras el fichaje de Neymar por 220 millones de euros, pretende hacerse con Kilyan Mbappe por 180. Pero, ¿qué pasa con el fair play financiero?

La UEFA implantó en 2011 un sistema para "mejorar la salud financiera de los clubes europeos", el cual tienen que cumplir todos los equipos que disputen la Liga de Campeones y la Liga Europa. El PSG es un habitual en los últimos años en las competiciones organizadas por la UEFA, por lo que deberá tener en cuenta las normas del fair play financiero si concreta la llegada de Mbappe y no quiere volver a ser sancionado como ya le ocurrió en 2014.

El sistema de la UEFA establece que los clubes deben mantener un equilibrio entre gastos e ingresos. Sin embargo, también pueden superar los 30 millones de déficit de euros en las temporadas 15-16, 16-17 y 17-18, siempre y cuando sus propietarios cubran este excedente mediante una contribución o un pago directo.

De este montante queda excluido desde 2015, tal y como explicó al UEFA en 2011, la inversión en los estadios, campos de entrenamiento y desarrollo del fútbol juvenil y femenino.

Además, la UEFA controlará la procedencia de los ingresos de los clubes. Así, si una empresa con la que el propietario del club tiene relación invierte dinero en el equipo, el organismo europeo llevará a cabo una investigación para corroborar que los ingresos por patrocinio coinciden con el valor real de mercado.

Esta situación le es familiar al PSG, ya que en 2014 estableció un contrato de patrocinio con la Oficina de Turismo de Qatar por valor de 200 millones de euros, que luego el Comité de Control de la UEFA redujo a la mitad tras establecer su valor real.

En los gastos, centrándonos en el caso del club francés con el fichaje de Neymar y la posible llegada de Mbappe, hay que contar con el precio del traspaso más el salario bruto en los próximos tres años. En el fichaje de Neymar, el montante asciende a 399 millones de euros. En cuanto a Mbappe -siempre y cuando se cierre su contratación en 180 millones de euros al Mónaco y 24 brutos al jugador-, el total sería de 252 millones.

Ambas operaciones sumarían 651 millones de euros, por lo que el Paris Saint-Germain debería ingresar, como mínimo, 621 en los próximos tres ejercicios si no quiere ser sancionado.

En el caso de no cumplir este requisito, el Comité de Control de la UEFA podría actuar de diferentes formas: advertencia, amonestación, multa, deducción de puntos, retención de los ingresos obtenidos en competiciones UEFA o prohibición de registrar a nuevos jugadores en competiciones UEFA.

Incluso, el ente europeo tiene potestad para limitar el gasto global de los salarios de los jugadores registrados por un club, al que igualmente puede descalificar de las competiciones en curso y/o de futuras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios