golf masters de augusta

Sergio García se cita con la historia

  • El golfista español gana el Masters de Augusta tras un desempate con Justin Rose

El golfista español Sergio García celebra un buen golpe. El golfista español Sergio García celebra un buen golpe.

El golfista español Sergio García celebra un buen golpe. / ANDREW GOMBERT / efe

Sergio García hizo historia. Después una vida profesional despuntando pero sin abrochar un gran triunfo, el golfista español logró el Masters de Augusta, su primer major, precisamente en la fecha en la que se conmemoraba el aniversario del nacimiento Severiano Balleteros, su gran inspiración.

La emoción fue enorme hasta el final. Los dos jugaban al máximo punto de riesgo. Ambos habían llegado empatados al término de los 18 hoyos después de que el castellonense dispusiese de un putt para hacer birdie en el último que le hubiera dado el torneo. Pero falló. A la mente de Sergio García debió de pasársele su vida deportivao en ese penúltimo golpe que, una vez más, lo condenaba al desempate.

El castellonense erró un 'putt' en el hoyo 18 para un birdie que pudo darle el torneo

En el desempate, también en el hoyo 18, el primer golpe del golfista inglés no tomó calle, error; sí el del español. Rose hizo bogey. El instante volvía a ser decisivo, pero esta vez Sergio García sí aprovechó su gran oportunidad. A la segunda fue la vencida y el español deshizo su maldición de eterno segundón para elevarse a la gloria con dos golpes de diferencia tras anotarse un birdie.

Sergio García llevaba esperando su primer título en un major desde que tenía 19 años y concluyó segundo en el PGA Championship de 1999. Ahora con 37 años, el de Castellón disponía de una nueva oportunidad para celebrar su primer triunfo en uno de los cuatro grandes torneos del golf profesional, conviritiéndose así en el tercer español en lograrlo, después del legendario Severiano Ballesteros y de José María Olazábal.

"Fueron mis grandes ídolos cuando era pequeño", decía García después de la tercera jornada refiriéndose a Ballesteros y Olazábal, quienes ganaron dos majors cada uno. García terminó en 12 majors entre los cinco primeros clasificados y en cuatro ocasiones fue segundo. Esta vez, además, contaba con el aliciente de ganar su primer grande el día que Ballesteros hubiera cumplido 60 años. El golfista murió en 2011 después de que le diagnosticaran un tumor cerebral.

El otro español destacado, Jon Rahm, terminó con un resultado de dos golpes sobre el par en su estreno en Augusta, después de anotarse diez bogeys, dos doble bogeys y un triple bogey, que no pudo compensar con 12 birdies y un eagle, durante los cuatro días de competición. Rahm, de 22 años, terminó la última jornada con un triple bogey en el último hoyo empatado en el puesto 27 de la clasificación (+3), a 12 golpes del líder, Sergio García (-9).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios