Sol Meliá pierde un 97% de beneficios en el primer semestre, 1,17 millones de euros

  • La hotelera asegura que la crisis podría prolongarse y apuesta por la prudencia y por la "actualización " de las medidas de contingencia.

Sol Meliá obtuvo un beneficio neto de 1,17 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone una caída del 96,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó hoy el grupo hotelero a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los ingresos alcanzaron los 544,9 millones de euros, lo que representa un descenso del 11,9%, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en los 85,9 millones de euros, un 30,9% menos.

La cadena hotelera considera que la crisis se refleja "especialmente" en los hoteles urbanos, debido a las restricciones en las políticas de viajes, incentivos y reuniones de las empresas, mientras que en el segmento vacacional viene acusando las progresivas reducciones en la capacidad contratada por touroperadores y los efectos de la depreciación de la libra sobre el mercado emisor británico. Todo esto supuso un descenso del 17,7% del ingreso por habitación disponible. Sin embargo, Sol Meliá asegura que se está produciendo una "ligera estabilización", con una reducción de los ritmos de caída de las principales variables macroeconómicas que ha facilitado una "progresiva mejora" de las ventas centralizadas durante el semestre. Esto, sumado a las ventas de última hora de cara al verano, "alientan la expectativa de una ligera recuperación relativa para el tercer trimestre en el segmento vacacional".

La hotelera balear destaca el "acierto" de las medidas del Plan de Contingencia 2009, que permitieron un incremento de los ingresos de 21,5 millones de euros en el primer semestre. Por su parte, en la línea de optimización de costes el grupo obtuvo un ahorro global superior a 36,6 millones de euros, cifra que estaría en línea con el objetivo anual de contener costes por encima de 55 millones de euros. Sol Meliá ha señalado además el "balance positivo" en el apartado de gestión de riesgos, teniendo en cuenta que la compañía no ha incrementado los índices de morosidad, y mantiene plazos de cobro "más que aceptables en la difícil coyuntura actual".

La empresa destaca que "la hotelera no quiere dejar nada al azar", puntualizando que ha contratado la actualización del Mapa de Riesgos Global del grupo y ha desarrollado un protocolo de actuación que permita a la compañía "velar por la protección de sus clientes y empleados, así como por la continuidad del negocio", ante una eventual extensión de la pandemia de Gripe A en todo el mundo. Sol Meliá señala que la incorporación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) al préstamo sindicado firmado con otras cuatro entidades el pasado mes de abril ha permitido que la liquidez de la hotelera "cubra ampliamente las obligaciones contraídas en materia de deuda". A este respecto, la hotelera recuerda que ha renovado todas las líneas de crédito que expiraban durante el primer semestre, lo que unido a la venta, con el mantenimiento de las operaciones del Hotel Meliá Madrid Princesa, "justifican la tranquilidad en materia financiera de Sol Meliá". La empresa, que ha limitado su inversión hasta junio a 46 millones de euros, apuesta por la expansión a través de contratos de gestión, alquiler o franquicia, incorporando diez nuevos hoteles a su portafolio.

La crisis podría prolongarse

La hotelera de la familia Escarrer, aun admitiendo que los recientes indicadores han mostrado una "cierta ralentización del deterioro económico", destaca la "gravedad" de la situación económica y apuntó a una posible prolongación en el tiempo de la crisis. A este respecto, apuesta por la "prudencia" y por el mantenimiento de las medidas de contingencia, con una "permanente actualización" de las mismas según la evolución de la coyuntura. Además, Sol Meliá "acredita la competencia de su equipo humano, la diversificación geográfica y de segmento de su negocio, y el hecho de mantener casi 24.000 habitaciones -un tercio de los hoteles- en propiedad, el 75% de los cuales se encuentran en ubicaciones estratégicas, como factores que le permiten captar las importantes oportunidades afloradas por el mercado, y que avalan una salida de la crisis en condiciones reforzadas".

Por otro lado, la compañía estima que los hoteles vacacionales superarán "claramente" a los urbanos, mientras que el segmento de los viajes de negocios seguirá afectado por los recortes de gastos corporativos en todo el mundo: "el ligero incremento registrado en las solicitudes de eventos corporativos relacionados con actividades comerciales acredita que existe un mayor interés, aunque aún debe concretarse en una mayor demanda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios