El aumento del tráfico aéreo mundial ratifica la recuperación

  • Los vuelos internacionales cierran 2010 con crecimientos del 8% en el negocio de pasajeros y del 20% en el de carga

Comentarios 1

Hay coincidencia entre los analistas y expertos en que el turismo está en vías de la recuperación tras el desplome provocado por la crisis. Otro indicador que lo ratifica es el tráfico aéreo internacional, que cierra el ejercicio 2010 en números positivos. Según las cifras facilitadas ayer por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), el negocio de pasajeros saldó el año con un aumento del 8,2% respecto a 2009 y el de carga con otro repunte del 20,6%.

El crecimiento de la demanda sobrepasó el de la capacidad, que se situó en el 4,4% en pasajeros y en el 8,9% para carga. La ocupación del tráfico de pasajeros alcanzó el 78,4%, lo que supone una mejora de 2,7 puntos porcentuales respecto al ejercicio anterior. La ocupación de la carga mejoró un 5,2%, hasta el 53,8%.

"El mundo se mueve otra vez. Tras el mayor descenso de la demanda en la historia de la aviación en 2009, la gente comenzó a hacer negocios y a viajar otra vez", destacó el consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisigniani.

Comparado con los niveles anteriores a la recesión de principios de 2008, los volúmenes de tráfico de viajes subieron un 4%, mientras que los de carga se elevaron un 1%, aunque cayeron un 5% respecto a los picos posteriores a la recesión como consecuencia del boom de reposición de inventarios de inicios de 2010.

"Las aerolíneas han finalizado el año ligeramente por encima de los volúmenes de 2008, pero con un margen de beneficio patético del 2,7%. El desafío es traducir la demanda a beneficios sostenibles", destacó Bisigniani.

No obstante, Bisigniani mostró su preocupación por la escalada alcista del precio del crudo y recordó que las predicciones de la IATA, que auguran beneficios para la industria de unos 6.574 millones de euros, se basan en un escenario de 84 dólares el barril. "El combustible contabiliza el 27% de los costes operativos y un aumento sostenido del precio del crudo podría aguarnos la fiesta", dijo Bisigniani, quien recordó que las incertidumbres geopolíticas en Oriente Próximo ha impulsado el barril a cerca de 100 dólares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios