España

El Gobierno de Baleares se plantea personarse en el caso Palma Arena

  • La alcaldesa de Palma apunta que la responsabilidad del PP no se "agota" con la dimisión de su portavoz.

Comentarios 6

El Gobierno de las Islas Baleares está estudiando la posibilidad de personarse como acusación particular en la Operación Espada, que investiga las presuntas irregularidades en la ejecución de las obras del velódromo Palma Arena, al considerar que las instituciones deber ser "capaces de comprometerse en dignificar la vida política". La alcaldesa de Palma, Aina Calvo, advirtió que el PP no "puede agotar la responsabilidad política" con la dimisión del portavoz popular en el Consistorio, Rafael Durán, imputado en el caso.

La portavoz del Ejecutivo balear, Joana Barceló, anunció que el equipo de gobierno regional está planteándose la personación en el caso Palma Arena con el objetivo de comprometer a las instituciones a "dignificar la vida política" y evitar casos de presunta corrupción como la que rodea al recinto deportivo palmesano. Esta posibilidad surge después de que el Bloc le pidiese el pasado jueves a la administración autonómica que intervenga en el procedimiento a fin "de recuperar todo el dinero estafado a los ciudadanos".

Sin embargo, Barceló puso de manifiesto la importancia de que el Gobierno actúe con "toda la prudencia del mundo" a pesar de la necesidad de "velar por los intereses generales" de los baleares. Del mismo modo, expresó su confianza en la Justicia, que investiga el sobrecoste de la infraestructura, presupuestada en 48 millones de euros, pero cuyo coste final se disparó hasta los 110 millones de euros.

En referencia a la dimisión del portavoz del PP en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca e imputado en el caso, Rafael Durán, la portavoz gubernamental aseguró que "únicamente ha cesado como portavoz" y no como concejal, aunque no quiso valorar "lo que supone este caso respecto a otros que también se están investigando". 

A este respecto también se ha referido la alcaldesa de la capital balear, la socialista Aina Calvo, que advirtió que esta dimisión "no puede agotar la responsabilidad política" del PP y que ellos "decidirán cómo gestionar" dicha responsabilidad, ya que la ciudadanía "merece explicaciones y actuaciones contundentes". "Qué consecuencias debe tener esto" es un asunto que "sólo debe decidir el PP", continuó Calvo, quien aseguró que la decisión que tomen "será absolutamente respetada por mi parte".

En opinión de la primera edil, se trata de una "situación extraordinaria" en la que la vida política tanto de la ciudad como de España se encuentra en una "tesitura negativa". Ante esta situación, la alcaldesa considera que la única solución es "averiguar qué sucedió, por qué y qué personas permitieron que pasase", a través de un proceso judicial que "requiere prudencia, reconocimiento y confianza". 

La propia Calvo ya declaró el pasado 20 de agosto que el hecho de que Durán se mantuviera en el cargo de portavoz del PP en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca no entraba en "los parámetros de la normalidad". Así, se mostró "convencida" de que los ciudadanos palmeños son capaces de "reflexionar y prever" lo que ocurriría, así como las declaraciones que haría el PP tras conocer la imputación de Durán.

Durán dimitió el jueves después de reivindicar su inocencia ante los hechos que se le atribuyen y declara que tiene la conciencia "muy tranquila". El concejal explicó que su decisión antepone sus "deseos personales" a los de sus compañeros de partido, a quienes "nunca podré agradecer todas sus muestras de apoyo y respeto".

Además, insistió en que nadie le "advirtió de que estuviese cometiendo ningún tipo de irregularidad" y que ha actuado de esta forma "desde el más profundo sentido de la responsabilidad política". Con la dimisión quiere evitar que el actual equipo de gobierno, "que sólo genera problemas y actúa desde la improvisación, se aproveche de mi situación procesal para desligitimar las propuestas del PP".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios