Rebelión en el PSC contra el 155

  • Cuatro alcaldes rechazan las medidas de Rajoy. Sánchez culpa a los secesionistas de la quiebra del autogobierno.

Comentarios 5

La unanimidad del PSOE en torno al apoyo a la activación del artículo 155 de la Constitución para frenar a los independentistas presenta fisuras entre los socialistas catalanes: los alcaldes del PSC de Santa Coloma de Gramanet, Tarrasa, Granollers y Castellar del Vallès reclamaron ayer a su partido que se oponga "frontalmente" a la propuesta del Ejecutivo al Senado para aplicar el inédito precepto de la Carta Magna en Cataluña.

Los cuatro alcaldes de municipios de Barcelona -uno de ellos (Núria Parlon) forma parte de la Ejecutiva federal del PSOE- han suscrito un comunicado conjunto en el que expresan su "más radical desacuerdo y rechazo" a la aplicación del 155 y de las medidas que se derivan.

Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet, incluso renunció a su cargo de secretaria de Cohesión e Integración de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Según informó Ferraz en un comunicado, Parlon remitió una carta por la tarde al secretario general socialista, Pedro Sánchez, para comunicarle su renuncia. Las mismas fuentes explicaron a Efe que Sánchez le agradeció su labor y le trasladó su afecto y apoyo "como miembro del partido hermano en Cataluña, el PSC".

La nota de los cuatro alcaldes del PSC señala: "Pedimos que el PSC se oponga frontalmente a esta medida y no valide, en ningún caso, su puesta en marcha. El proyecto de los socialistas catalanes se fundamenta en el ejercicio y constante fortalecimiento del autogobierno de Cataluña. La aplicación del 155 supone, de hecho, la suspensión de la autonomía de la Generalitat y del Parlament, con consecuencias irreparables".

En esta línea, se muestran favorables a "reconducir el conflicto", sobre la base de "parar el reloj" y "congelar todas las condiciones previas" para sentarse a hablar "sin exclusiones ni líneas rojas". Para llegar a este punto, los alcaldes socialistas instan a la Generalitat a no llevar a cabo ninguna declaración de independencia, que consideran sería una "medida irreversible y unilateral" y advierten que esta decisión facilitaría "la ruptura y el choque de trenes".

Los ediles creen necesario también la retirada del artículo 155 y defienden una reforma constitucional con la participación de todos los grupos parlamentarios del Congreso, así como que se inicien los trabajos en Cataluña para elaborar un nuevo Estatuto "que de respuesta a los anhelos de la sociedad catalana".

El líder del PSC, Miquel Iceta, insistió ayer en que se convoquen elecciones en Cataluña para dar una salida al conflicto catalán o bien que el Govern acuda al Senado para ofrecer un "pacto de estado por Cataluña". Iceta hizo esta afirmación mediante su cuenta de Twitter, en la que aseguraba que "salir de la legalidad era provocar el choque de trenes. Para evitarlo: convocar elecciones o ir al Senado para ofrecer Pacto de Estado por Catalunya".

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó ayer por su parte que "el secesionismo es el Brexit de Cataluña", y acusó a los independentistas de querer "quebrar 40 años de autogobierno en Cataluña sin parangón".

Sánchez hizo estas declaraciones durante su intervención en el decimoquinto Congreso Regional del partido en Murcia, en la que afirmó que el PSOE se encuentra ante la disyuntiva de "dar la espalda a España y prolongar la agonía de Cataluña", o "defender la Constitución y poner freno a esa quiebra de la convivencia. Y el PSOE opta por esta segunda opción".

El líder socialista reiteró que el debate sobre el modelo territorial y la comisión pactada con el PP para debatir una reforma de la Constitución en el Congreso de los Diputados permitirá acomodar la diversidad territorial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios