fútbol El Xerez Club Deportivo vence al Salerm Puente Genil (1-0) / El Xerez Deportivo FC cae antel el UP Viso (1-0) / Victoria importantísima del Atlético Sanluqueño frente a la UB Lebrijana (0-1)

Una trayectoria polémica

Mariano Fernández Bermejo, quien hoy ha presentado su dimisión como ministro de Justicia tras dos años de polémico mandato, ocupaba el puesto de fiscal jefe de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo hasta su llegada al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en febrero de 2007. 

La dimisión de Fernández Bermejo se produce tras la polémica en la que se ha visto envuelto por haber coincidido en una cacería con el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que investiga una supuesta trama de corrupción ligada a cargos del PP, y después de que el pasado día 18 los jueces españoles llevaran a cabo la primera huelga de su historia. 

Nacido en la localidad abulense de Arenas de San Pedro el 10 de febrero de 1948, Fernández Bermejo cuenta con una amplia carrera profesional en el mundo del Derecho. 

Miembro de la Unión Progresista de Fiscales, se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y en marzo de 1974 ingresó en la Carrera Fiscal. 

Su primer destino fue la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, donde ejerció entre abril de 1974 y diciembre de 1976. 

Ocupó diversos puestos en las Fiscalías de Cáceres y Segovia y también en la administración, donde fue asesor ejecutivo del ministro de Justicia entre 1986 y 1989. 

Tras este paréntesis, el 16 de junio de 1989 fue nombrado fiscal del Tribunal Supremo y destinado a la Sección de lo Contencioso-Administrativo, donde permaneció hasta marzo de 1990, en que pasó a la Sección de lo Penal. 

El 10 de julio de 1992 fue nombrado fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid. 

Desde su puesto de fiscal jefe de Madrid, impulsó, entre otras, las investigaciones sobre el ex gobernador del Banco de España Mariano Rubio y sobre la muerte del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, apuñalado en diciembre de 1998 en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón, en Madrid. 

Bermejo llevó también a cabo diversas actuaciones relacionadas con temas medioambientales, entre ellas una investigación sobre la planta incineradora de Valdemingómez, a raíz de la cual mantuvo una polémica con el Ayuntamiento de Madrid y la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino. 

El 28 de marzo de 2003 la Fiscalía General del Estado abrió diligencias informativas a Fernández Bermejo por afirmar que la ley de juicios rápidos fracasaría por no existir medios para aplicarla y "no haberse elaborado un proyecto económico". 

Por este tema mantuvo una fuerte polémica con el entonces ministro de Justicia, José María Michavila, llegando incluso a presentarle una demanda civil en el Supremo por supuestamente atentar contra su honor. 

El 15 de junio de 2004 fue elegido nuevo fiscal jefe de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Recibió cuatro votos a favor, entre ellos el del fiscal general Cándido Conde-Pumpido. 

El 7 de febrero de 2007 el presidente del Gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, le ofreció a Mariano Fernández ser el nuevo ministro de Justicia, en sustitución de Juan Fernando López Aguilar, oferta que aceptó. 

El ex ministro López Aguilar le definió como "un jurista profesional de reconocida competencia" y "apto para esa responsabilidad", frente a las críticas del PP que le tachó de "ultraizquierdista". 

Los primeros meses de su mandato estuvieron marcados por la presentación de una demanda de ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), y por la huelga de funcionarios de Juzgados de las comunidades autónomas sin transferencias en materia de justicia que paralizó su trabajo durante más de dos meses. 

Fernández Bermejo, que encabezó la lista del PSOE por Murcia en las elecciones generales del 9 de marzo de 2008, fue nombrado de nuevo como ministro de Justicia el 14 de abril de 2008. 

En paralelo a su carrera fiscal, ha ejercido también la actividad académica. Fue profesor adjunto de Derecho Penal en la Facultad de Derecho de la Universidad de Extremadura durante los cursos 76-77 y 79-80, y profesor de Derecho de la UNED en Mérida, en el curso 80-81. 

Ha intervenido en numerosas conferencias y congresos de carácter jurídico, así como en cursos de Especialización de Policía Judicial, y desde 1987 colabora con el Centro de Estudios Judiciales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios