ARCO. Algo huele mal

LA cita anual del Arte Contemporáneo mundial vuelve a concitar el interés en los madrileños pabellones de IFEMA. Nace un ARCO nuevo y lo hace con una gran polémica surgida desde la sinrazón que supone, de buenas a primeras, dejar fuera de la feria a un numeroso grupo de galerías -algunas de reconocido prestigio y manifiesta trascendencia, entre las que destacan My Name's Lolita, Magda Bellotti, Egam, Evelyn Botella, Carmen de la Calle así como a las andaluzas Sandunga y Alfredo Viñas - que no viene si no a confirmar las arbitrariedades existentes en el universo artístico y que, aquí, se hacen especialmente trascendentes por la repercusión mediática de un acontecimiento que sobrepasa las meras coordenadas artísticas.

Por eso la edición del presente año no va a recordarse por ser la que ha estado dedicada a Brasil, por mucho que nos vaya a sorprende el arte que se realiza en aquel país, ni siquiera por la trascendencia de lo que pueda presentarse. ARCO 2008 va a se la Feria de las ausencias, la feria de los despropósitos y de las arbitrariedades. Va a ser un ARCO a contracorriente, que va a dejar, una vez más, en entredicho un comité seleccionador parcial - los miembros españoles son los galeristas Pedro Carreras, Pepe Cobo, Antoni Estrany, Elvira González, Tomás March y Miguel Marcos - que ha dado muestras de muy poca seriedad y, sobre todo, de valerse de su posición para quitarse de en medio a un sector de la profesión que, quizás, pudiera serle nocivo para sus intereses.

De todas maneras, a pesar del comité seleccionador, a pesar de los postulados interesados de unos y de otros, creo que el problema reside en que los órganos regidores - IFEMA y la propia Lourdes Fernández - están haciendo dejadez de sus funciones y son claramente manejados por algunos nombres de relumbrón que hacen y deshacen a su antojo.

ARCO se presenta, lo mismo que viene ocurriendo en los últimos tiempos, con no demasiadas novedades. Además, el universo financiero no está para tirar cohetes, con lo cual mucho nos tememos que va a ser una feria de pocos atractivos. Nosotros, aficionados de a pie y simples diletantes, vamos a echar muchas cosas en falta. Aunque esto es algo que ya lo venimos haciendo desde hace bastantes años - con la Guerra del Golfo se nos acabaron, además de otras cosas, muchas ilusiones-. Esperamos equivocarnos. La semana próxima tendrán cumplida información.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios