Exitoso análisis a un sector emergente

  • El consejero de Turismo clausuró ayer el simposio, que reporta 19 conclusiones tras 60 horas de ponencias y mesas redondas. Chile, La Rioja Alavesa, Portugal y Canarias quieren organizar el segundo

El I Congreso Internacional de Turismo Enológico fue clausurado ayer por el consejero de Turismo, el jerezano Sergio Moreno. La tercera y última jornada del simposio sirvió para aportar las conclusiones de 60 horas de ponencias, reuniones y encuentros de todo tipo. Según se dio a conocer, el referido congreso internacional tendrá futuro, ya que zonas vitivinícolas de Chile, la Rioja Alavesa, Tacoronte (Canarias) y Portugal, entre otras muchas localizaciones, aspiran a retomar el testigo de Jerez dentro de dos años.

Fue el ideador de este congreso, el experto turístico y profesor universitario Antonio Arcas, el encargado de aportar a los asistentes las conclusiones de las jornadas. Así, y haciendo un resumen de las mismas, Arcas destacó que las comunicaciones recibidas por parte de los secretarios de las distintas ponencias y mesas redondas vinieron a dejar constancia de que "el turismo enológico es una tipología turística emergente tanto para personas conocedoras del mundo del vino como para otros segmentos del sector" y apuntó que "es necesaria una mayor profesionalización a través de una formación especializada". Las conclusiones globales, que fueron 19, se vieron complementadas por otras referentes al Marco de Jerez, las cuales serán presentadas en breve. Pese a ello, este medio pudo saber que una de las principales conclusiones del Congreso en referencia al Marco señala que es necesaria una mayor articulación en la venta del producto turístico, lo que viene a suponer que el turismo enológico debe erigirse en una posibilidad de venta tanto en las agencias de viajes como en los hoteles e incluso en las bodegas, ya que todos saldrían beneficiados y la pernocta media en la ciudad (actualmente es de una noche) se vería incrementada sensiblemente.

Otro aspecto que quedó absolutamente claro es el poder de atracción que ejerce el turismo enológico sobre los turistas de alto poder adquisitivo. No en vano, éstos gastan unos 90 euros diarios en contraposición a los diez del turismo medio-bajo.

El vicerrector de Investigación de la UCA destacó la "osadía" que supuso organizar un congreso con tan altas miras en tan poco tiempo (apenas tres meses) y mostró su satisfacción por los resultados cosechados durante el mismo.

Por su parte, la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez -que acompañó la presidencia al consejero Moreno, al técnico Arcas y al vicerrector Francisco Antonio Macías- destacó que uno de los retos que debe conseguir la ciudad "es alcanzar las cotas que el enoturismo tiene en otras zonas vitivinícolas europeas, lo considero algo obligatorio porque la marca 'Jerez' está ahí y es sinónimo de calidad".

Para terminar, el consejero de Turismo mostró su conformidad con las conclusiones del congreso y destacó el potencial que tiene a este respecto Andalucía "con cuatro denominaciones de origen, y más de 37.000 hectáreas destinadas al viñedo, además de 3.000 años de historia enológica".

Para terminar, Sergio Moreno, en clave más local, dijo que la Junta de Andalucía apoyará la creación de los clubes de productos, "uniones de empresas con fines comunes para desarrollar una determinada actividad". Para concluir destacó que Jerez ha ganado presencia en el último año "después de que el Plan de Excelencia Turística invirtiera 2 millones de euros. Ese dinero se ve ahora mismo en las calles de la ciudad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios