BARRIOS San josé obrero

Indignación por las muchas promesas aún sin cumplir

  • Un solar convertido en nido de ratas, problemas con las líneas de alta tensión y falta de equipamientos centran las quejas

Comentarios 3

"Sólo se acuerdan de nosotros en elecciones". Así de contundentes se mostraban ayer algunas vecinales pertenecientes a la asociación de San José Obrero, indignadas ante lo que consideran ya "muchas promesas sin cumplir". Entre otros asuntos, comentan que llevan años esperando el asfaltado y adecentamiento de determinadas calles, así como un arbolado en condiciones y alguna solución para los problemas que sufren debido a las deficiencias en el servicio eléctrico. "Tenemos cables por todo lados y una vecina tiene incluso una torreta de alta tensión en su patio, con el peligro de que salga ardiendo por los muchos problemas que tenemos aquí con la electricidad", señalan desde la asociación. Una demanda histórica al igual que la construcción de un nuevo puente o una pasarela peatonal que comunique la barriada con la zona de Hipercor sin peligro para los vecinos.

Al mismo tiempo, critican la falta de equipamientos públicos ya que el último arreglo que se hizo en la barriada, hace cosa de un año, fue la remodelación de la plaza María Teresa de Calcuta donde el Ayuntamiento construyó un pequeño parque infantil. Sin embargo, los vecinos ni siquiera disponen de un centro cívico y el actual local de la asociación "es un espacio con techo de uralita en el que nos morimos de frío en invierno y de calor en verano". Por estos motivos, reclaman al gobierno municipal que lleve a cabo de una vez por todas la construcción de un centro cívico, "tal como nos dijeron cuando nos reunimos con la alcaldesa". Ante este panorama, muestran su desconfianza en los políticos ya que, tal como comentaban algunas vecinas, "yo voté a Pilar Sánchez porque me daba mucha confianza, pero al final tendremos que salir a la calle o cortar el puente como hicimos cuando estaba Pacheco para que nos hiciera caso".

Un solar de muchos metros cuadrados y lleno de hierba, según les prometieron a los vecinos, es "el espacio para construir un centro cívico del que incluso la alcaldesa nos enseñó los planos y nos dijo que pondría la primera piedra en enero de 2007", comentan las vecinas. Sin embargo, a fecha de hoy, parece que los planes han cambiado "porque dicen que van a hacer un instituto, pero ya no nos creemos nada", comentan indignadas ante la falta de actividad en la zona, aunque casualmente ayer había un operario trabajando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios