Niegan la restauración de las imágenes de La Flagelación

  • Arte Sacro rechaza que el imaginero Madroñal lo haga por falta de titulación

Comentarios 1

La hermandad de La Amargura tendrá que parar por el momento el proyecto de restauración de la imaginería secundaria del paso de La Flagelación dado que la propuesta elevada por la hermandad no ha sido aceptada por la Comisión de Arte Sacro. El motivo que se esgrime es que el trabajo lo llevaría a cabo un profesional ,con taller en Sevilla, pero que carece de la titulación necesaria para acometer este tipo de encargos.

El estado de las tallas no es precisamente el más óptimo ya que precisan de reforzar los ensambles a las peanas además de otros arreglos de policromía. Precisamente una de ellas, el que representa al Líctor romano, fue intervenida para la salida de este año por parte de Salvador Madroñal, el mismo que realizó para la hermandad de La Clemencia la imagen de la Virgen de Salud y Esperanza y que ahora es cuestionada su capacidad para este trabajo por carecer de cualificación académica. Dado el amplio currículo de Madroñal, en la calle Medina, pese a reconocer que la titulación es importante, no se explican por qué no se tiene en cuenta el amplio currículo de este artista, un bagaje que cuenta en su haber con más de una veintena de tallas originales para hermandades y una decena de restauraciones. El hermano mayor de la cofradía, José Carlos Galán, reconoce que existe ese informe negativo pero aclara que " se ha hecho sólo un cambio de peana pero no una restauración. Se nos dijo que por las características del trabajo la podía hacer un carpintero". Ahora en la hermandad se está estudiando el procedimiento a seguir para poder llevar a cabo las intervenciones en las restantes imágenes cuya urgencia radica en la estabilidad de las mismas por el mal estado de la sujeción a unas peanas, totalmente apolilladas, con el peligro que implica sacarlas a las calles en ese estado. La elección de este imaginero, apoyada por un cabildo de hermanos, se debió fundamentalmente a una cuestión de presupuestos, una vez comprobada la cualificación artística y profesional de los aspirantes. En esto fue determinante el precio ya que en algún caso se llegó a pedir hasta 9.000 euros por imagen, eso sí por una restauración en toda regla. Lo cierto es que estas imágenes de Chaveli, además de las cuestiones de estabilidad, provocan actualmente un bache estético con la imagen del Señor dado lo deficiente de su policromía en mal estado y totalmente apagada, algo para lo que la hermandad sigue buscando una solución. Lo que sí parece que se encauza es el proyecto del nuevo paso ya que se está en conversaciones con la hermandad de Los Salesianos de Cádiz para la venta del actual. Esta cofradía se ha interesado por el canasto, mientras que los respiraderos permanecerían en la hermandad jerezana al igual que los candelabros que serán los que luzcan las nuevas andas. Recodar que el nuevo proyecto, firmado por Antonio Ibáñez, se ejecutará cuando se cierre la venta del actual y lo apruebe el cabildo de hermanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios