Reconocimiento a medio siglo de compromiso con la integración

  • Afanas Jerez conmemora su cincuenta aniversario en los Museos de La Atalaya entre familiares, usuarios e instituciones

Los Museos de La Atalaya acogieron durante el mediodía de ayer la celebración del medio siglo de vida de Afanas Jerez, en un acto en el que no faltó toda la familia que conforma este colectivo, entre usuarios, familiares, trabajadores y voluntarios. Tampoco fallaron las representaciones institucionales, quienes presidieron la mesa. Estuvo compuesta por el actual presidente de la institución, Flaviano Valencia; el presidente de la Federación Provincial de Asociaciones a Favor de Personas con Discapacidad Intelectual, Autismo y Parálisis Cerebral, Luis Benvenuty; así como la alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo; el diputado provincial de Desarrollo y Bienestar Social, Antonio García; y la delegada territorial de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Miriam Alconchel.

El encargado de inaugurar el acto ante una multitudinaria audiencia fue un emocionado Flaviano Valencia. El actual presidente hizo un extendido repaso sobre los hitos más importantes que ha dado la institución desde 1964, año en que se constituyeron como asociación. Como no podía ser de otra forma, comenzó a sonar un nombre que mencionó cada ponente durante la celebración, el de María Dacia González Gordon, asistente al acto y que el pasado año ya recibió el Premio Acceso que otorga el Ayuntamiento en reconocimiento a su compromiso social por los 40 años de vinculación personal a la asociación Afanas, desde 1978. Su implicación en los primeros años con Afanas llevó a María Dacia a viajar a Estados Unidos donde conoció e importó para Jerez el método 'Dowman' para trabajar metódicamente discapacidades, lo que situó a la ciudad como un referente socioeducativo de primera magnitud a nivel nacional.

Tal fue su tarea en Afanas que en 2003 la asociación dio su nombre a la residencia de adultos con discapacidad intelectual, a pesar de que María Dacia González Gordon intentó que el equipamiento no llevase su nombre como un gesto de humildad.

Valencia, ayudado posteriormente por la intervención de Benvenuty, dio su lugar a otras tres personas gracias a las que aquella asociación echó a andar en los años 60: José Belmonte, por entonces delegado municipal; Francisco San Pablo, representante del Banco de España en Jerez; y Antonio Villar, el primer presidente de Afanas Jerez. Hicieron un recorrido por las actividades que tuvieron que hacer para recaudar dinero y seguir funcionando, como fueron los festivales taurinos (con especial mención a Mercedes Domecq), la venta de la Lotería Nacional, en la que Afanas se llevaba un pequeño porcentaje; y la caseta de la Feria.

Tras la intervención conmovedora de Luis Benvenuty se dieron paso los representantes de las instituciones políticas. Dejando de lado los colores a los que pertenecen, los representantes de Diputación, Junta y Ayuntamiento lograron coincidir en la alegría por esta celebración y en que toda ayuda es poca, aunque reconocieron que cada uno, en su partido, intenta que los recortes no azoten a este tipo de asociaciones.

La delegada territorial de Políticas Sociales dejó claro que a parte de intentar bajar el paro a toda costa, la Junta abogaba por seguir apoyando este tipo de instituciones, "que al fin y al cabo, hacen una sociedad mejor". Para finalizar, la regidora jerezana felicitaba a la institución, alegrándose de que Afanas sea "hoy una realidad consolidada, que mira con éxito e ilusión hacia el futuro y es una asociación que se integra dentro de un amplio movimiento asociativo, tanto a nivel provincial, como autonómico y estatal".

García-Pelayo también destacó el respaldo de la Diputación y de la Junta, "siempre presentes en vuestra trayectoria porque habéis luchado con empeño para que asuman su compromiso en la integración social de las personas con discapacidad. Vuestras iniciativas para recaudar fondos y para implicar a toda la sociedad en vuestra labor han atraído también el respaldo de la empresa privada", aseguró.

Después de cerrar las intervenciones, una proyección volvió a hacer un repaso, esta vez audiovisual, por la trayectoria de Afanas desde su fundación en noviembre de 1964 y deteniéndose en todos los éxitos conseguidos, como la apertura del centro La Merced o el piso tutelar situado en La Granja. El testimonio de trabajadores, trabajadoras, voluntarios y propios usuarios coparon este documental que emocionó a más de un asistente a la ceremonia. Además, se volvió a recordar a las personas gracias a las cuales se celebraba el aniversario, esta vez con fotos y muchos aplausos improvisados por parte de la audiencia.

Tras los aplausos, y para finalizar el evento, se llevó a cabo un acto simbólico por parte de cada porción que compone la totalidad de la institución jerezana. De este modo, cuatro grupos de personas subieron al escenario portando cada una pieza de puzzle que componía el cartel de los 50 años de Afanas Jerez. Estuvieron representados los familiares de discapacitados, los propios usuarios, los trabajadores de la asociación y el cuerpo de voluntarios.

Con el puzzle compuesto, una gran foto de grupo y un brindis con jerez se cerró esta jornada deseando "que cumpláis 50 años más. Pero ojalá celebréis los 75 y así podamos estar casi todos presentes", bromeó la alcaldesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios