La belleza de la Amargura como testigo de la historia

Cuenta la historia que fue la titular de la antigua hermandad de San Antón, cuya reminiscencia queda registrada en la corporación de Humildad y Paciencia cuya sede sigue estando radicada en el antiguo convento de los padres trinitarios. Por el devenir de la historia, la imagen de la Dolorosa acabó en otro templo ciertamente lejano a la de la Trinidad. Lo cuenta Francisco Antonio García Romero, Eugenio Vega Geán y Jesús Salido Aparicio en un artículo publicado en este periódico hace ahora diez años. En él se decía que "con fecha de 7 de marzo de 1939 se recibe en la hermandad un decreto de la vicaría de Sevilla en el que se hace cesión en depósito de la antigua Dolorosa de la Amargura (que estaba en San Juan de los Caballeros) a la de la Flagelación. Esta instantánea aparece en dicho artículo y hoy lo recuperamos en nuestra fotografía histórica. Ciertamente, la Amargura, no deja de ser un testigo de la historia y un prodigio de belleza serena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios