José González hachero. catedrático de pediatría de la universidad de sevilla

"El calendario de vacunaciones es de mínimos, francamente mejorable "

  • Maestro de la Pediatría, como le califican sus compañeros, este profesor y médico ya jubilado ha participado en Jerez en unas jornadas pediátricas en las que habló sobre la vacunación

Comentarios 1

-¿No es complicado hablar de la situación actual de la vacunación en España, cuando existe más de un calendario?

- Pues sí, esa es una de las cuestiones que se plantean en este momento en España, que en un problema de salud pública de primer orden como es el de las vacunaciones de los niños tengamos, en un país que no es tan grande, esta diversidad de calendarios y yo creo que esto es una de las consecuencias negativas de las transferencias sanitarias del Gobierno a las autonomías. Nosotros entendemos que en un problema de esta categoría no debería haber diferencias entre niños de distintas autonomías. El Ministerio de Sanidad propone un calendario y después hay múltiples variantes en las distintas autonomías, más o menos importantes pero que crean incomodidad y confusión en la población y en los profesionales.

-En medio de todas estas variantes, ¿cómo estamos en Andalucía?

- Hay que decir que Andalucía con sus pros y sus contras ha sido una de las comunidades autónomas que está siguiendo rigurosamente el calendario que propone el Ministerio a pesar de que el Gobierno central es de un color político distinto, pero en este aspecto ha seguido las directrices.

- Y, para ustedes los pediatras, ¿es el calendario adecuado?

- El calendario vacunal que propone el Ministerio como único es francamente mejorable para ponernos a la altura de países de nuestro entorno y nuestras características. Es un calendario que podemos calificar de mínimos, la financiación pública garantiza una serie de vacunas que son imprescindibles, pero creemos que hay otras vacunas que se deberían incluir en el calendario.

- ¿Cuáles son las más importantes?

-La más habitual que se plantea es la vacunación antineumocócica. La infección neumocócica para que se entienda es una de las infecciones más frecuentes en el niño, que produce sobre todo infecciones pulmonares, del sistema nervioso, entre ellas, meningitis, que es de las más graves o infecciones generalizadas, lo que se conoce con el nombre de sepsis. Entonces hay una vacuna muy efectiva que disponemos en España desde el año 2000 y que está llamando a la puerta de ser incorporada al calendario de vacunaciones financiadas de una manera universal para todos los niños. La tienen en la mayoría de los países de nuestro entorno y nosotros no la tenemos. Esa es quizás la principal. Después tenemos una vacuna para la prevención de las diarreas graves de los niños, sobre todo en los dos primeros años, ya que la mayor parte de las veces son causadas por un virus que se conoce como rotavirus. Hay una vacuna para administrar por vía bucal que además es una ventaja, bastante efectiva, y en países donde la tienen incorporada a su calendario como Reino Unido, Alemania o Estados Unidos ha demostrado que disminuye en gran medida los ingresos hospitalarios por gastroenteritis, disminuye la incidencia de la enfermedad y ahorra gastos porque en definitiva es uno de los aspectos que hay que valorar: si la vacunación universal es más económica desde el punto de vista de la economía de la salud que el tratamiento de las diarreas de un niño. Parece que es más económico vacunar a todos los niños que no los gastos directos o indirectos que causa un niño ingresado por gastroenteritis. Esa es la segunda vacuna que sería recomendable incluirla. Luego están surgiendo otras, como la de la hepatitis A y ahora se plantea un problema que es que acabamos de disponer de una vacuna frente a una enfermedad también muy grave, afortunadamente no muy frecuente en este momento, que es un tipo de meningitis meningocócica. Tenemos una vacuna para el grupo más frecuente que es el meningococo C, pero para el otro gran grupo, el B, hasta ahora no ha habido una vacuna segura y efectiva. Está recién aparecida y ahí estamos luchando para que se pueda disponer de ella.

- ¿La resistencia a incorporar nuevas vacunas en los calendarios se debe más a un tema económico o a discrepancias por criterios científicos?

-Bueno ahora mismo por ejemplo, hay una discrepancia de criterios entre el Ministerio de Sanidad y la Asociación Española de Pediatría con la vacuna frente a la varicela. En el mundo hay grandes diferencias en su aplicación, un grupo de países que la consideran aplicable a partir de un año y hay otro grupo de países que lo hacen a partir de la preadolescencia, 10 o 11 años. Aquí, la Sociedad Española de Pediatría creemos que sería deseable su aplicación en la primera infancia; sin embargo, la sanidad pública la incluye en el calendario pero a partir de los diez años. Por eso creo que en algunos casos la incorporación o no parece motivada por temas económicas y en otras no tanto. En la vacuna de la varicela es una discusión a nivel científico no sólo aquí sino a nivel mundial.

- ¿Son seguras las vacunas? Cada cierto tiempo se cuestiona en el caso de algunas su seguridad, sus efectos.

-En eso sí quisiera yo tranquilizar e insistir. La seguridad es el primer parámetro que se busca en una vacuna, porque a diferencia de lo que ocurre con cualquier medicamento que se utiliza para situaciones de enfermedad, la vacuna se emplea para niños sanos por lo que figúrese el problema que sería si vacunásemos a una población sana y le fuésemos a crear un problema. Claro que en la historia de la vacunas ha habido algún incidente pero en estos momentos le puedo decir que en todas las vacunas que estamos hablando la seguridad es lo primero que se tiene en cuenta y no hay problemas en ese aspecto. Otra cosa es que se atribuyan a las vacunas situaciones que no están demostradas que sean las responsables.

- ¿Se mantiene esa corriente que al menos existía hace unos años de padres que optan por no vacunar a sus hijos?

- Sí lamentablemente es un tema que nos preocupa. Hay corrientes, movimientos antivacunas que aprovechan situaciones determinadas en las que no está demostrada la causalidad de la vacuna para hacer campañas en este sentido. Pero por fortuna, en España en general la cobertura de vacunaciones que tenemos es excelente, muy alta. En esto la sanidad pública creo que ha hecho una labor encomiable. La financiación por parte de la sanidad pública, las campañas de vacunación, la formación de profesionales están consiguiendo una cobertura excelente. Y hay que destacar la importancia de las vacunaciones, que salvan cada año más de tres millones de vidas en todo el mundo. Muchas veces no se aprecia la importancia de la vacunación porque no se ha conocido la etapa de cuando no existían. En este momento mucha población no ha conocido la poliomielitis y no se le da valor a lo que supone la vacunación. Cuántos niños se han muerto por la poliomielitis y qué secuelas ha dejado en la población, o la difteria. Muchos médicos ni gente joven han visto esas patologías y no se valora. En estos momentos se cree que las vacunas son las medidas preventivas más efectivas de las que disponemos y la inversión en vacunas es una de las que da mejor resultado para el desarrollo sanitario de los países. Los expertos en ese tema dicen que, salvo la potabilización del agua, ninguna medida, ni siquiera los antibióticos, han disminuido tanto la morbilidad y la mortalidad en la especie humana como las vacunas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios