El hospital abre nuevas camas por la demanda en Urgencias

  • La dirección del centro dice que se están adoptando medidas dentro del plan de alta frecuentación, mientras el Sindicato de Auxiliares de Enfermería denuncia la saturación

Comentarios 10

La directora del hospital, María Fernanda Raposo, mantuvo ayer una reunión con los sindicatos para abordar posibles soluciones ante la elevada demanda que se está produciendo en Urgencias en las últimas semanas. Una de las medidas que se adoptará será habilitar 12 camas en la antigua Hemodiálisis, una zona que se había desalojado ya para efectuar una serie de reformas dentro del plan de modernización del hospital. No obstante, la necesidad de camas de hospitalización por el aumento de la demanda ha hecho que se decida retrasar el inicio de los trabajos y utilizar este espacio para nuevas camas. Según señaló ayer la directora, esta misma semana se contará con doce camas más y posiblemente la próxima semana aumente el número.

La alta frecuentación en el servicio de Urgencias ha provocado que haya tenido que utilizarse de forma provisional un espacio anexo del que dispone el hospital, generalmente con escaso uso. Esta zona se habilita cuando tanto Observación, como la conocida como Observación II y la sala de tratamientos se encuentran al completo. La directora admitió ayer que ha recibido algunas quejas por las condiciones en que se encuentra esta segunda sala de tratamientos provisional, cuyo uso, según dijo, viene recogido en el plan de alta de frecuentación del centro. Raposo manifestó que hay algunos problemas a la hora de trasladar a la misma material de Enfermería y que se va a proceder a mejorar la dotación y que "este espacio sea más digno para los pacientes, aunque esté en una situación de provisionalidad y solamente se utilice para casos puntuales".

En este sentido, ayer mismo el Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE) denunció "la situación ya insostenible" de Urgencias, alertando de que al aumento de pacientes "se suma la falta de material como monitores o mesas para las comidas, falta de personal y de camas, por lo que el paciente en vez de permanecer unas horas se pasa días esperando cama para poder ingresar". El sindicato agrega que en la sala de tratamientos, que sólo tiene sillones, los enfermos "permanecen durante horas hacinados, sin poderse tumbar con un solo servicio y sin intimidad alguna. Si alguno necesita otra prueba o empeora los sillones no tienen ruedas por lo que hay que levantarlos a pulso y a la hora de las comidas tienen que esperar que quede una mesa libre para poder comer". En este sentido, la directora dijo desconocer que existan problemas de falta de material y mucho menos con la comida.

SAE asegura que el trabajo se multiplica cada vez más y "la falta de dotación todavía lo agrava más por lo que si no fuera por la gran profesionalidad de los trabajadores de Urgencias no podría atenderse a tantos enfermos". Por todo ello, el sindicato considera que es necesario un nuevo hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios